El Círculo de Empresarios aboga por revisar la financiación y no por la secesión

El Círculo de Empresarios ha presentado una declaración institucional en la que advierte de los «gravísimos daños» para «la economía española y especialmente la catalana» en caso de que «hipotéticamente prosperase la pretensión separatista».

En la declaración, los empresarios no solo aluden a la salida «inmediata» de Cataluña de los principales organismos internacionales, sino también a la «deslocalización de empresas» y a una caída de «las inversiones, del PIB, de la renta per cápita, del nivel de empleo y, en definitiva, del bienestar social».

Por este motivo, el Círculo de Empresarios apela al «buen sentido de la ciudadanía catalana, que comparte muchas de estas preocupaciones, para que evite con su voto emprender un camino de difícil retorno».

Además, reclama el inicio, «lo antes posible», de un «diálogo para la búsqueda de acuerdos sobre cuestiones cruciales como la educación, el uso de las lenguas oficiales, el sistema de financiación autonómica y la unidad de mercado».

 

El Círculo de Empresarios advierte del peligro de deslocalización de empresas en Cataluña

Durante la rueda de prensa de presentación de esta declaración, el presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, ha considerado que «hay que revisar el sistema de financiación», siempre con el principio de que todos los españoles tengan derecho a unos servicios públicos cualquiera que sea el territorio donde este.

En este sentido, el círculo ha manifestado que el sistema de financiación establecido en el régimen de autonomías debería de tener un objetivo «temporal». Así, aunque es lógico que las regiones más ricas realicen trasferencias a las menos ricas, estas últimas deberían «hacer sus deberes» y generar un dinámica por la que «cada vez necesiten menos».

De esta manera, la reforma de este esquema conllevaría a una nueva situación en la que no se producirían comportamientos «perversos» y situaciones «no muy edificantes» como los que se han dado en los últimos años.

En el contexto de 27 S, el círculo constata el miedo de los empresarios catalanes ante una situación de incertidumbre con un «clima inquietante». Así, destaca que en el año 2014 se produjeron casi 1.000 deslocalizaciones de empresas en Cataluña, ya que «cualquier empresario que haga un análisis razonable se da cuenta de que esto no es bueno».