Petra Laszlo se defiende : “No soy una racista pateaniños sin corazón”

Petra Laszlo, la reportera húngara que pateó y zancadilleó a varios refugiados mientras huían de la policía en la frontera con Serbia, pide perdón y se defiende.

Afirma que sintió un ataque de pánico al ver a tanta gente correr hacia ella y que “solo es una madre con niños pequeños”.

“Algo se rompió en mí… Pensé que me atacaban y tenía que protegerme. Es difícil adoptar decisiones correctas en un momento en el que la gente está en pánico”, ha relatado.

La reportera, que hasta ahora trabajaba en un canal de noticias húngaro ultraconservador, podría enfrentarse a un ingreso en prisión por su actitud poco humanitaria.

Dice que lamenta sinceramente lo ocurrido y se justifica, aunque se queja del trato que se le está dispensado: “Estoy realmente arrepentida”, “no soy una camarógrafa racista pateaniños sin corazón. No merezco la caza de brujas política desatada contra mí ni las difamaciones ni las amenazas de muerte”, ha dicho.