El coste laboral por hora trabajada subió un 0,2% en el segundo trimestre

El coste por hora trabajada modera su crecimiento al subir un 0,2% en el segundo trimestre con respecto al mismo periodo de 2014, según los datos provisionales del Índice de Coste Laboral Armonizado (ICLA) publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Se trata del segundo avance interanual consecutivo en el coste por hora trabajada, aunque más moderado que el registrado durante el primer trimeste (+1,5%), después del recorte del 0,8% registrado en el cuarto trimestre de 2014.

Eliminando los efectos estacionales y de calendario, el coste por hora trabajada presentó en el segundo trimestre del año un crecimiento interanual del 0,4%, frente al 0,9% del trimestre precedente.

Con este avance, el coste por hora trabajada acumula ocho trimestres consecutivos de ascensos en la serie corregida.

Por su parte, la tasa de variación trimestral (segundo trimestre sobre primer trimestre) para la serie de datos desestacionalizada y corregida de calendario muestra un aumento del coste por hora trabajada del 0,1%, frente al alza intertrimestral del 0,6% que se registró un año antes.

En la serie general (sin corregir), el coste por hora trabajada avanzó un 7% en tasa trimestral, descenso que el INE atribuye al mayor peso de las pagas extraordinarias y atrasos en el segundo trimestre de este año respecto al trimestre anterior.

Las actividades inmobiliarias, la que más eleva sus costes

Las actividades que presentaron en el segundo trimestre del año los mayores avances interanuales en la serie general del coste por hora trabajada fueron las actividades inmobiliarias (+3,6%), la administración pública y defensa, Seguridad Social obligatoria (+2,4%9 y actividades sanitarias y de servicios sociales (+2,3%).

Por el contrario, el menor incremento interanual en el coste por hora trabajada se dio en las industrias extractivas (-9,1%), actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (-7,5%) e información y comunicaciones (-4%).

Si se eliminan los efectos estacionales y de calendario, las actividades con las mayores tasas anuales son las actividades inmobiliarias (+3,6%); Administración Pública y defensa; Seguridad Social obligatoria (+2,9%) y actividades sanitarias y de servicios sociales (+2,4%).

Por el contrario, las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (-7,6%), industrias extractivas (-3,6%) e información y comunicaciones (-3,6%) registran los mayores descensos en las tasas anuales corregidas.