85 empleados celebran la apertura de la fábrica de CocaCola en Fuenlabrada

Más de un centenar de personas ha celebrado este lunes en Fuenlabrada (Madrid) la reapertura de la planta de Coca Cola Iberian Partners desmantelada hace más de año y medio, así como la consiguiente vuelta al trabajo de 85 empleados de la fábrica, a los cuales se podrían sumar en las próximas semanas 130 trabajadores pendientes de decisión de la Audiencia Nacional.

Visiblemente emocionados, y tras las manifestaciones de apoyo de los distintos representantes sindicales, los primeros trabajadores han atravesado las puertas de la fábrica minutos antes de las 7 de la mañana con los puños en alto y al grito de “ni un paso atrás”, recordando a los compañeros que no han podido adentrarse con ellos a la espera de que la Justicia se pronuncie respecto a los recursos presentados por la compañía.

En declaraciones a Europa Press Televisión, algunos de estos empleados, como Marcelo, han manifestado que el día de hoy es un  “día que llevamos esperando veinte meses para recuperar nuestros puestos de trabajo y la industria”, por lo que se ha vivido “con mucha alegría y emoción” el momento. “Han sido muchos meses privándonos de estar con nuestras familias, nos han sacado de nuestra vida habitual y nos ha llevado a estar en la calle luchando, que no quedaba otra”, ha dicho.

Por su parte, Carolina ha expresado entre lágrimas de alegría que “este día lo habíamos imaginado y pensado tantas veces que parece mentira que estemos aquí y que esas puertas se hayan abierto hoy”, tras “una espera muy dura de 20 meses horrorosos”, y considerando el “comportamiento de hacer daño continuamente y poner trabas siempre” de Coca Cola Iberian Partners. “No hemos bajado los brazos”, ha celebrado.

En esta línea, el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha reivindicado la importancia de una “acción de resistencia inaudita en este tiempo que vivimos” que marca “un antes y un después” en la lucha por los derechos de los trabajadores. “Es un día de alegría y victoria del movimiento obrero, frente a una empresa tan potente como es la de Coca Cola”, ha apuntado.

Sin embargo, y al igual que todos los trabajadores presentes a las puertas de la planta, Lara ha recordado que “este primer paso se tendrá que culminar con las entrada de los 130 trabajadores más que quedan pendientes” para dar ‘carpetazo’ a una acción empresarial que no tenía “ningún tipo de sentido ni económico, ni estratégico, ni de ningún tipo”.