Un profesora decora su clase al estilo Harry Potter

El tres de septiembre sería el segundo día de clases para aquellos afortunados niños que hubiesen recibido en su día la carta de aceptación en Hogwarts, la escuela de Magia y Hechicería que tanto ha hecho soñar a pequeños -y no tan pequeños. Eso sería, claro, en un mundo mágico paralelo. Aunque en nuestro mundo, en concreto en la ciudad de Oklahoma, existe un lugar igual de mágico, donde niños también muy afortunados podrán dar sus clases entre pociones, lechuzas y varitas de saúco este mismo año.

La Escuela Intermedia James L.Capps, en Oklahoma, cuenta entre su profesorado con la inestimable colaboración de Stephanie Stephens, una joven maestra dedicada a la enseñanza de matemáticas y lectura de refuerzo a los niños con necesidades especiales de sexto a octavo grado en dicho centro.

Stephens muy consciente de que “una de las cosas más difíciles como maestro es inculcar el amor por la lectura entre los estudiantes a los que no les gusta leer”, se propuso llevar a cabo una idea que surgió mientras trabajaba en un campamento de verano, inspirada por ‘Harry Potter’, uno de sus libros favoritos, y pensando que si muchos adultos como ella se habían enganchado a la lectura gracias a estos libros, sus alumnos también podrían.

Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase Harry Potter,profesora, clase