El 1 de septiembre: fecha de suicidios en Japón por temor al ‘bullying’

Muchos jóvenes japoneses escogen el 1 de septiembre para tomar la trágica decisión de quitarse la vida. Según los datos recopilados por la Oficina de la Prevención del Suicidio en Japón durante más de cuarenta años y publicado por la CNN, el pico sombrío de las estadísticas está relacionado con la fecha de inicio del mes de septiembre.

Es la fecha del fin de las vacaciones y del comienzo de las clases. Japón es el país con las tasas más altas de suicidio y es una de las causas principales de muerte entre los mayores de 15 a 39 años. Entre 1972 y 2013, 18.084 menores de 18 años se quitaron la vida.

Nanae, una estudiante de 17 años, conoce bien el deseo de no querer regresar a la escuela y ha pensado incluso en suicidarse. “Los niños me golpeaban con la escoba, otra vez me atacaron durante la clase de natación y casi me ahogo”.

Nanae

Nanae

Cuando comienza el verano, los que sufrimos abusos en el colegio, podemos respirar, el verano es una oportunidad “para poder estar tranquila en casa”, pero cuando termina el verano, tienes que volver a la escuela. Nanae asegura que “es entonces cuando piensas en el suicidio”.

Septiembre marca la transición al miedo en los escolares

La difusión de las vivencias de Nanae han servido para provocar un cierto debate social sobre el sistema educativo japonés y los cambios que deberían de producirse para evitar los casos de abusos que llevan a niños y adolescentes al suicidio. Nanae también anima a aquellas personas que son testigos de los abusos en la escuela denuncien estos hechos.

La organización Futoko Shimbum, ha impreso un periódico para los niños que se quedan en casa para que sepan que cuentan con ayudas y que no están solos. El problema, según los expertos, es que la cultura japonesa no permite ninguna otra opción que no sea ir a la escuela.

 

Nanae actualmente ha vuelto ha estudiar y es la vocalista de una banda de pop. Pero no olvida el sufrimiento pasado, y por ello, su intención es continuar ayudando a los niños que sufren abusos a través de su blog donde cuenta lo que le ha pasado.

“Sería estupendo si mi blog ayuda al menos a una persona para que deje de pensar en el suicidio”, sentencia.