Nadie está obligado a vacunarse. Ninguna vacuna puede ser administrada sin el pleno consentimiento informado de su receptor -el adulto o el tutor en caso de los menores-. Ahora bien, la muerte por difteria de un niño el pasado verano en Girona, ha reabierto el debate sobre la ‘obligación ética’ de estar correctamente vacunado.

Sobre todo teniendo en cuenta que las vacunas no solo protegen al interesado ante una infección vírica o bacteriana, sino que preservan a toda la comunidad. El control de este tipo de enfermedades de transmisión por contacto directo pasa por la vacunación de toda la población susceptible, y los escolares representan una población altamente expuesta.

Aún así, en España, ningún niño puede dejar de ser escolarizado por el hecho de que sus padres o tutores hayan decidido no vacunarle. En la mayoría de las comunidades autónomas, entre los requisitos que se exigen a los padres para la matriculación está la de rellenar un formulario o presentar un informe de salud escolar o la cartilla de vacunación. Pero este documento se puede entregar completo, incompleto o sin registro de vacuna alguna. Es un puro trámite administrativo.

Y es que, como resaltan desde la Administración:  «en España, el cuadro de vacunación infantil que aprueba anualmente el Ministerio y las Comunidades Autónomas, son solo ‘recomendadas’ y no obligatorias, y -pese a que los profesionales sanitarios debemos insistir y fomentar como medida de prevención y control de salud-tanto pública como individual- no pueden administrarse obligatoriamente, ni su falta ser un obstáculo para la escolarización«.

Tan solo se pueden adoptar medidas cautelares de exclusión temporal de la asistencia de un menor al colegio en caso de riesgo epidémico. Pero, en cualquier caso, la mejor opción es la correcta vacunación de toda la población escolar.

 

10 vacunas imprescindibles y recomendadas por los pediatras

En este sentido el top ten de las vacunas lo forman la protección frente a la difteria, tétanos, tosferina, enfermedad invasiva por Hib, hepatitis B, polio, enfermedad meningocócica por serogrupo C, sarampión, rubéola, parotiditis, neumococo y, a partir del calendario de 2016, la varicela. (Ver cuadro interactivo de tipo de vacuna por meses de edad o por años de arriba o el cuadro adjunto).

 

 

vacunacion

Difteria

La provoca la bacteria Corynebacterium diphtheriae. Se propaga a través de las gotitas respiratorias, como las que se producen con la tos o los estornudos, de una persona infectada o de alguien que porte la bacteria pero que no tenga ningún síntoma.

La bacteria infecta más comúnmente la nariz y la garganta. La infección de garganta produce una seudomembrana o cubierta de color gris a negro, dura y fibrosa que puede obstruir las vías respiratorias. En algunos casos, la difteria infecta primero la piel  y posteriormente produce lesiones cutáneas.

Una vez que usted resulta infectado, la bacteria produce unas sustancias llamadas toxinas, las cuales pueden diseminarse a través del torrente sanguíneo a otros órganos, como el corazón y el cerebro. Los factores de riesgo para la difteria son, entre otros: ambientes de hacinamiento, higiene deficiente y falta de vacunas.

Hepatitis B

Es la irritación e hinchazón (inflamación) del hígado debido a la infección con el virus de la hepatitis B (VHB). Es de origen vírico y se propaga principalmente a través del contacto con sangre o fluidos corporales de una persona que tenga el virus, generalmente tras un accidente con una aguja, con objetos cortopunzantes o bien por contacto sexual..

Hib

Haemophilus es el nombre de un grupo de bacterias que pueden causar diferentes tipos de enfermedades que involucran la respiración, los huesos, las articulaciones y el sistema nervioso. El más común es el Hib (Haemophilus influenzae tipo b), que provoca una enfermedad grave. Por lo general afecta a niños menores de cinco años. Los gérmenes se propagan de persona a persona. Si los gérmenes permanecen en la nariz y en la garganta del niño, probablemente no enferme, pero si pasan a los pulmones o al torrente sanguíneo el Hib puede causar enfermedades graves como una meningitis o una neumonía.

Meningococo C

La meningitis meningocócica es una infección bacteriana grave de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Es mortal en el 50% de los casos no tratados y deja importantes daños cerebrales como secuelas.  Además de desarrollar una meningitis (inflamación de las meninges, capas que envuelven el cerebro) también puede provocar una  sepsis, que es un cuadro aún más grave.

Los más expuestos son los niños pequeños y los adolescentes, que en muchos casos pueden ser incluso portadores de la bacteria en la garganta, pudiendo contagiar a otros niños sin llegar ellos a enfermar. La bacteria se transmite de persona a persona a través del aire y por contacto directo.

Neumococo

El neumococo es una bacteria que vive naturalmente en los humanos en la parte posterior de la nariz. Muchas personas son portadoras de esta bacteria y nunca enferman. Las infecciones por el neumococo ocurren muy a menudo durante los meses de invierno. Se diseminan de persona a persona de la misma manera en que se disemina la influenza o los resfriados comunes, esto es, por las gotas de saliva o por contacto directo.

Es altamente contagiosa y los niños, que no han desarrollado su sistema inmunológico totalmente, son una población de riesgo. Pueden provocar la muerte.

Parotiditis

También conocida como paperas, es una enfermedad vírica muy contagiosa que causa una inflamación dolorosa de las glándulas salivales. Se trasmite por contacto directo o aéreo.

Las paperas se presentan con mucha frecuencia en niños entre los 2 y 12 años. Las paperas también pueden infectar el sistema nervioso central, el páncreas y los testículos.

Poliomielitis

Afecta al sistema nervioso y puede provocar la parálisis total o parcial.Causada por la infección del poliovirus. El virus se propaga por contacto directo, por contacto con moco o flema infectados de la nariz, de la boca o con heces infectadas.

El virus entra a través de la boca y la nariz, se multiplica en la garganta y en el tracto intestinal para luego ser absorbido y diseminarse a través de la sangre y el sistema linfático. La mayoría de las personas no presenta síntomas.

Rubeola

También conocida como el sarampión alemán, la rubeola es una infección que presenta una erupción en la piel. Se puede transmitir durante el embarazo. La produce un virus que se propaga a través del aire o por contacto cercano.

Se administra con la triple vírica (rubeola, sarampión y paperas). Los niños por lo general presentan pocos síntomas, mientras que los adultos pueden experimentar fiebre, dolor de cabeza, indisposición general (malestar) y secreción nasal antes de la aparición de la erupción cutánea.

Sarampión

Altamente contagiosa, la provoca un virus y se propaga por contacto con gotitas provenientes de la nariz, la boca o la garganta de una persona infectada. Si una persona tiene sarampión, el 90% de las personas que entran en contacto con esa persona padecerá sarampión, a menos que estén protegidos.

Los síntomas generalmente comienzan de 8 a 12 días después de la exposición al virus y en la mayoría de los casos se manifiestan en forma de erupción cutánea.

Tétanos

Es una infección del sistema nervioso causada por la bacteria Clostridium tetani que puede provocar la muerte. (C. tetani). Las esporas de la bacteria Clostridium tetani se encuentran en el suelo, en las heces y los dientes de animales. Se contagia por contacto directo cuando las esporas penetran en el organismo a través de una lesión o una herida.

El tóxico que producen bloquea las señales nerviosas de la médula espinal a los músculos, causando espasmos musculares intensos. Los espasmos pueden ser tan fuertes que desgarran los músculos o causan fracturas de la columna.

Tos ferina

Altamente contagiosa, la tos ferina ocasiona una tos violenta e incontrolable que puede dificultar la respiración. A menudo se escucha un sonido «convulsivo» profundo cuando el paciente trata de inspirar. La provoca la bacteria Bordetella pertussis. Es una enfermedad grave que puede afectar a personas de cualquier edad y causar discapacidad permanente en los bebés e incluso la muerte.

Cuando una persona infectada estornuda o tose, pequeñas gotitas que contienen la bacteria se mueven a través del aire, y la enfermedad se propaga fácilmente de una persona a otra.

Varicela

Se caracteriza por la aparición de un exantema en todo el cuerpo. La causa el varicela zoster, un miembro de la familia del herpesvirus, que causa también el herpes zóster (culebrilla) en los adultos.

La varicela se puede contagiar muy fácilmente a otras personas por contacto directo o por el aire. Los niños menores de diez años son el principal grupo de riesgo.

Acaba de volver a integrarse en el calendario de vacunación sistémica tras dos años retirada de las farmacias.