Merkel condiciona la vigencia de Schengen a un reparto “justo” de los refugiados

Órdago de la canciller alemana, Angela Merkel, que condiciona la vigencia del tratado de Schengen a un reparto obligatorio de refugiados por cuotas. De no haber una distribución equitativa entre los países de la UE, ha advertido, el acuerdo de Schengen tendrá que ser revisado.

En la rueda de prensa que pone fin al descanso vacacional y antes de recibir a Mariano Rajoy, la jefa del Gobierno alemán ha asegurado que el plan de Berlín y París está en gran medida “consensuado” e incluye un reparto justo, teniendo en cuenta el volumen de la población de cada país y su fortaleza económica.

La propuesta  será presentada en los próximos días al resto de socios comunitarios y contempla una redefinición de los países de origen considerados seguros y la intensificación de los esfuerzos diplomáticos para estabilizar naciones y tratar de frenar conflictos como el de Siria. Si no se llega a un acuerdo “justo” para repartir esfuerzos, entonces “se pondrá en cuestión (el tratado de libre circulación de personas de) Schengen”, algo que Berlín no desea.

 

Cumbre de Merkel y Rajoy en el castillo de Meseberg

Merkel se ha pronunciado en estos términos horas antes de recibir al presidente del gobierno español, con quien mantendrá una cumbre informal de dos días en el castillo de Meseberg, situado a unos 70 kilómetros de Berlín.

Rajoy apuesta por una solución integral y viene abogando por volcarse en ayudar a los países de origen  en el tránsito de la inmigración ilegal. Por ello, defiende que se acelere el plan europeo de cooperación con África para resolver la crisis migratoria, ya que a su juicio, la única solución pasa por el diálogo y la cooperación con los países de origen.