García-Page: «el PSOE debe intentar formar gobierno aunque no tenga mayoría»

El presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado en una entrevista concedia a Europa Press, que Pedro Sánchez está obligado a intentar formar gobierno aunque no tenga mayoría «pero no a cualquier precio». En ese juego de alianzas, Page no descarta a Ciudadanos, pero advierte que ni Pablo Iglesias se cree lo que dice de que PP y PSOE formarán un gobierno conjunto. En cualquier caso, asegura que él ha aconsejado a su secretario general que no haga ni «experimentos», ni «malabarismos» y pone como ejemplo de éstos, la reforma del artículo 135 de la Constitución por el que se incluyó en la Carta Magna la obligación de no superar unos límites de déficit.

García-Page se muestra convencido de que Pedro Sánchez va a ser el próximo presidente del Gobierno por entender que el PSOE es «el único cambio posible en España» y cree que «está obligado política, moral y democráticamente» a intentar formar gobierno «si no tiene mayoría», pero «no a cualquier precio».

En este sentido, explica que dependerá de las «proporciones» que resulten tras las elecciones generales. «No es lo mismo ser la fuerza más votada o menos». En este sentido, epxlica que si se produce el escenario de que el PP esté «a las puertas de la mayoría absoluta» y «puede conseguir alianzas» el PSOE no intentará «conseguir el poder a cualqueir precio». «Los límites –precisa– son los del sentido común».

No obstante, se muestra convencido de que en la noche electoral el debate va a ser «muy claro»: «Si Rajoy puede formar gobierno lo hará y si Rajoy no puede formar gobierno, Pedro Sánchez estará obligado a intentarlo, o al revés, si Pedro Sánchez puede formar gobierno porque las alianzas parlamentarias son claras y hemos ganado las elecciones».

En este sentido, dice que él haría la pregunta «al revés», es decir si el PP no es el partido más votado «¿renunciaría a formar gobierno pudiendo hacerlo con alianzas parlamentarias?». Dice que él no va a contestar por Rajoy, pero que lo tiene «muy claro» y está convencido de que «el PP no renunciaría a formar gobierno».

TRAS LOS PACTOS CON PODEMOS «¿SE HA ROTO ALGO?».

En cuanto a los posibles candidatos para llevar a cabo esos pactos, Emiliano García Page no se inclina claramente por un partido u otro. Pero defiende que los acuerdos que alcanzó su partido en Castilla La Macha con Podemos para que él pudiera ser presidente de la CCAA asegurando que le gusta menos Cospedal que los de Pablo Iglesias. «Llevamos poco tiempo de experiencia en algunas autonomías de pactos con Podemos, ¿se ha roto algo?». «A mi me ha parecido siempre más radical Cospedal que toda la gente con la que he hablado de Podemos», exclamó.

En cuanto a la posibilidad de que el PSOE pacte con Ciudadanos para poder gobernar tras las elecciones generales, el presidente castellano-manchego afirmó que «no descartaría» al partido de Albert Rivera «para nada». Es más, afirmó que él no ha tenido la posibilidad de hablar con ellos en su CCAA porque no consiguieron escaño en el Parlamento regional y culpó de ello a la «ley trampa de Cospedal».

En cualquier caso, señaló que «no se puede descartar hablar con nadie» porque «a estas alturas, lo que sí es evidente es que va a ser muy importante para conseguir votos en España no tener vetos».

Además, sobre la afirmación de Pablo Iglesias, de que el PP y el PSOE van a formar un gobierno conjunto, Page dijo que «eso no se lo cree él, ni yo tampoco». El dirigente socialista no sólo no contempla esta opción sino que estaría «furibundamente en contra».

Otra cosa, dijo, es «llegar a grandes acuerdos» de Estado con el PP y con otras fuerzas políticas. Puso como ejemplo el pacto firmado por Pedro Sánchez en materia de lucha antiterrorista contra el yihadismo» e insistió en que su partido «siempre estará abierto a pactos de Estado, pero no a coaliciones con el PP».

NO HACER EXPERIMIENTOS, NI MALABARISMOS

García-Page revela que él ha aconsejado a Pedro Sánchez que el PSOE no haga «experimentos», ni «malabarismos», ni «zig zag de ningún tipo» porque defiende el «único cambio social posible, la única forma de que España crezca económicamente, pero que lo haga toda España, no sólo una parte».

Al ser preguntado a qué tipo de «malabarismos» se refiere, Page explicó que en la última etapa del Gobierno de Zapatero «probablemente confundimos a mucha gente, por ejemplo, con la reforma del artículo 135 de la Constitución», incluyendo en la Carta Magna la limitación del déficit presupuestario.

En su opinión, esto «no ha servido de nada». Además, asegura que el último gobierno socialista abordó la crisis «con ingenuidad». Aunque considera que esto es muy distinto a «mentir» sobre la crisis.

«Es muy distinto, lo digo en favor moralmente de Zapatero, abordar la crisis con ingenuidad o si se quiere, con dificultades, con errores, a mentir sobre la crisis, porque el PP ha llegado al Gobierno de España por la crisis, sabiendo que las cosas estaban mal, pero prometiendo lo contrario de lo que luego ha hecho», apostilló.

Al ser preguntado si la reforma Constitucional para hacer de España un Estado federal puede ser un experimento, respondió que «no» porque el PSOE es «federal» y admitió que, aunque el modelo federal para el país «tiene mala prensa, mala explicación doctrinal» quiso dejar claro que «no haya nada que temer». «El estado federal es en realidad una mejora del Estado autonómico, la vida diaria de un ciudadano en España no se iba a ver afectada», concluyó.