PNV: “Montoro está forzando los números”

El portavoz económico del PNV en el Congreso, Pedro Azpiazu, ha lamentado el debate de “simplezas” y “eslóganes envenenados” planteado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en torno al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016, que acaba desembocando en promesas electorales que acaban incumplidas.

Durante su intervención ante el Pleno de la Cámara Baja para defender su enmienda de totalidad a las cuentas del año próximo, el diputado vasco ha hecho hincapié en que la decisión de presentar este proyecto en agosto impide disponer de la información económica “suficiente” para que las proyecciones tengan “las mínimas garantías”, lo que ha llevado a “forzar mucho los números” de modo “innecesario”.

Pero es que incluso esas previsiones “electoralistas”, “inconsistentes” y “cuestionadas” que aporta el Ejecutivo muestran, a juicio del PNV, la apuesta por un modelo de crecimiento “de baja productividad, bajos salarios, precariedad y desigualdades” que, sin embargo, no conseguirán reducir el paro por debajo del 20% el año próximo.

“Esto no es electoralista, ¿verdad, señor Montoro? Pero es la dura realidad”, ha insistido Azpiazu, que no niega la mejora de la situación económica pero que cree que “no es como para sacar pecho” porque el desempleo demuestra que España está “metida aún en la profunda crisis económica”. “Y usted sigue erre que erre con su propaganda electoral”, ha añadido.

FALTAN INVERSIONES

Además, la inversión pública sigue siendo “prácticamente una tercera parte” de la de 2007 y durante los últimos cuatro años “se han sacrificado en nombre de la sacrosanta austeridad la actividad económica, el crecimiento y el potencial de la economía”, mientras se fía la recuperación a factores “exógenos” que “pueden variar en cualquier momento”.

Y, en paralelo, el PP “propone reducir más aún el sector público como modelo de futuro” aun a costa de poner en riesgo los servicios públicos, cuando lo que haría falta es negociar con la Comisión Europea un “mayor nivel de déficit” para abordar el gasto que hace falta “con mayor holgura”.

“De esto es de lo que nos gustaría hablar, y no de simplezas y eslóganes que suenan bien pero que, muchos de ellos, están envenenados y que ustedes emplean en esta precampaña electoral. Los problemas y debates de fondo son para afrontarlos. Si lo hicieran no tendrían que prometer unas cosas antes de las elecciones y hacer lo contrario a la hora de gobernar”, ha reprochado el diputado vasco, reclamando “coherencia, menos improvisación, más consenso y menos propaganda electoral”.

ACTUACIÓN INCONSTITUCIONAL

Por otra parte, Azpiazu ha recriminado al Ejecutivo que haya presentado en agosto los Presupuestos, en un actuación que constituye “un fraude democrático en toda regla” y que hasta podría ser “inconstitucional”. Y todo por un afán “electoralista” que ha caracterizado la actuación política del Gobierno a lo largo de toda la legislatura.

Y es que este “extemporáneo” proyecto de ley permite al PP “desplegar un importante capítulo de la campaña de comunicación en clave electoral”, con anuncios de “bajadas impositivas injustas” dirigidas a los más privilegiados pero sin medidas para “reforzar el crecimiento potencial a largo plazo” sino únicamente en busca de “usufructar una recuperación poco sostenible en el tiempo”.

“Lo más honesto habría sido convocar las elecciones cuanto antes”, ha añadido, señalando que “el nuevo Gobierno se verá obligado a rehacer completamente” las cuentas con las dificultades que ello conlleva, por lo que el nacionalista vasco recomienda a Montoro “que retire el proyecto y lo guarde en el Ministerio por si el próximo ministro de Hacienda ve algo aprovechable en él”.

Finalmente, el responsable del PNV ha reprochado al PP que intente hacer creer a la gente que “la recuperación es cosa suya”, que son “los únicos” que pueden gestionarla y que éstos son “los únicos Presupuestos serios y responsables”. “Vamos, que o gana el PP con mayoría absoluta o vuelta al desastre, la crisis y el paro”, ha resumido, rechazando los intentos de “inocular mensajes envenenados y prefabricados pro asesores electorales”.

“Somos mayores. Asuman la nueva realidad, la del cambio político, y traten de aportar sus ideas con honestidad en ese nuevo escenario”, ha exigido, avanzando que “se va a acabar el desfile” de leyes aprobadas sólo con los votos ‘populares’ “de forma atípica mediante poupurrís” e “invadiendo competencias”. Unas formas “impresentables” además de “inconstitucionales”.

EXPLICAR A LA SOCIEDAD LO REALIZADO

Frente a estas acusaciones, Cristóbal Montoro ha reivindicado su obligación de “explicar, al final de la legislatura, qué se ha hecho” durante los últimos cuatro años con la “aspiración de renovar” el mandato. “No hay nada más natural. Si no, estaríamos diciendo a la gente que se equivocó al votar al PP en 2011”, ha insistido, negando así electoralismo.

“Hay un Gobierno que ha hecho unas políticas eficaces para sacar a España de la crisis y a lo que aspira es a que esas políticas continúen. Y estamos en nuestra obligación de decir que, si hay un cambio de orientación en esas políticas, podemos perder el terreno avanzado. Si volvemos a las andadas vamos a retroceder, y entonces nos preguntaremos qué ha pasado”, ha continuado, defendiendo así el control del gasto y la reducción del déficit público.

Y ha insistido en que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha “hecho lo que tenía que hacer asumiendo los costes políticos” y que permitir que gobierne la “izquierda radical” supondrá “retroceder a la casilla inicial” porque provocará el “recelo” de los acreedores y se “pararía la recuperación”.

“Será electoralista, pero yo creo que el argumento se comprende con facilidad. La recuperación tiene una puerta, que es la que ha utilizado este Gobierno. El anterior salió por la otra puerta, dejando al país sin Presupuestos, empantanado. Tiró la toalla porque estaba convencido de que iba a perder las elecciones, pero ése no es el convencimiento del Gobierno actual. Tenemos que ganar las elecciones precisamente para que continúen esas políticas fundamentales para consolidar la recuperación”, ha reiterado.

EL FUTURO NO SON BAJOS SALARIOS

Por otra parte, Montoro ha asegurado que el futuro de España no es “el de los bajos salarios ni las empresas con baja innovación” pero sí el de administraciones que se ocupen sólo de los cuyos para no “aplastar” al sector privado.

Según él, esto permitirá –como ya sucedió en época de José María Aznar, ha recordado– crear entre 500.000 y 600.000 empleos al año y mantener el Estado del Bienestar sin necesidad de subir los impuestos sino usándolos para incentivar la actividad y crecer. “Es perfectamente compatible”, ha asegurado, defendiendo también el equilibrio presupuestario que “el PNV cumple cuando gobierna”, por lo que no tiene sentido que lo critique cuando lo impulsan otros.

De hecho, Montoro afirma que es esta política la que permite que España lidere el crecimiento europeo y que todo el aumento del PIB se traslade a empleo, una “novedad positiva” lograda mediante reformas que nadie de la oposición ha apoyado como respuesta a la mayoría absoluta del PP y que ha llevado a “ganarle a las previsiones”.

Ante las críticas del PNV por los retrasos en la ‘y’ vasca y la falta de financiación para concluirla en el plazo acordado, Montoro ha explicado que antes Adif no tenía acceso a la financiación por la mala coyuntura económica pero que ahora “ya puede financiarse” por lo que podrán cumplirse los compromisos.