Se bebe una botella de Coñac por no poder subirla al avión

La seguridad del aeropuerto de Pekín impedía a una pasajera embarcar en el avión con una botella de coñac. Ante esto, la pasajera decidió no desperdiciar el licor y bebérselo en el momento, lo que le causó que la seguridad le volviese a cerrar el paso, pero esta vez por consumo de alcohol.

La mujer de nacionalidad China, apellidada Zhao, llevaba es su equipaje de mano, una botella de coñac francés Rémy Martin de 200 dólares. Al llegar a la zona de embarque la seguridad le obligó a tirar la bebida.

Zhao de unos cuarenta años de edad, optó por beberse su lujosa bebida en el momento. Minutos después el personal del aeropuerto la encontró tirada en el suelo, llorando y gritando.

“Estaba tan bebida que no podía tenerse en pie, así que la llevamos en silla de ruedas a un cuarto para que descansara”, relató uno de los policías que atendió a la mujer a la mujer el pasado viernes 21.

El capitán del avión que viajaba desde Pekín a Wenzhou, se negó a que embarcara por miedo a que pudiese afectar a la seguridad del resto de los pasajeros.

Cuando la mujer se despertó, agradeció a los policías que hubieran cuidado de ella y contactó con familiares para que la llevaran a casa.