El Banco de España ve viables los PGE de 2016

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha defendido el mantenimiento del sistema público de pensiones como mecanismo de reparto para garantizar los ingresos de los jubilados españoles aunque ha recomendado “ser realista” y asumir que la demografía afectará al sistema y que, además de buscar medidas para garantizar su sostenibilidad, se deben fomentar los planes privados.

Así lo ha señalado durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, después de que el portavoz socialista de Hacienda, Pedro Saura, pusiera en tela de juicio las perspectivas de recaudación por cotizaciones planteadas para 2016 y acusara al Gobierno de buscar la privatización del sistema de pensiones.

Aunque Linde ha reconocido que existen “riesgos” de que no se alcance el incremento del 6,6% de los ingresos por cotizaciones el año próximo, ha negado que sus palabras sobre el sistema de pensiones supongan un “ataque” ni “poner en duda” la necesidad de mantenerlo.

“El sistema de reparto de las pensiones públicas en España es imprescindible, lo he dicho muchas veces. No hay ninguna posibilidad de no mantener y usar el sistema de reparto, porque es la única fuente de pensiones para una inmensa mayoría de la sociedad”, ha proclamado.

PREVISTO EN EL PACTO DE TOLEDO

No obstante, también ha señalado que hace falta ser “realista” y que “es muy difícil que la evolución demográfica del país no afecte al sistema de reparto”. “Es una verdad matemática”, ha insistido, subrayando que se pueden tomar medidas para “mejorar y sostener” el sistema pero eso no hace menos cierto que “hay un problema demográfico” que deben “enfrentarse” para tomar decisiones.

Y es en ese sentido en el que deben entenderse sus sugerencias de “favorecer la existencia de pensiones por la vía privada o la capitalización”, algo que, por otra parte, se incluyó en las recomendaciones del Pacto de Toledo sin que nadie tuviera “ningún problema” con ello ni entendiera que era incompatible con la defensa del sistema público.

“Se aceptó por todo el mundo como algo razonable, y así existe en todos los países civilizados. Una cosa no quita la otra en absoluto. Y por supuesto yo no pienso que haya una alternativa global al sistema de reparto, que no la hay, pero el Pacto de Toledo ya preveía la existencia de pensiones suplementarias”, ha concluido.