Se trataba de una broma de pésimo gusto

Se trataba de una broma de pésimo gusto o absolutamente carente de él. El hombre detenido en A Coruña por ofrecer supuestamente los servicios sexuales de su hijo, un menor de once años, a través de internet, ha sido puesto en libertad tras constatar la policía que se trataba todo de una farsa que este hombre estaba interpretando de la manera más cruel, con el único objetivo de divertirse, ante su consternado interlocutor.

Es más, la Policía ha descubierto que ni siquiera tiene hijos y ha confirmado que en el momento de la detención del sospechoso, solo había adultos en su domicilio.

Las alarmas se activaron al haber un menor implicado en el supuesto delito, pero tras descubrir la farsa, la policía ha tenido que soltar al hombre, a quien de momento únicamente puede acusar de ser una persona de más que cuestionable catadura moral.