Consejos de la Comisión Europea para consumir alimentos seguros y de calidad

El 96% de los españoles destaca la importancia que tiene la calidad o el precio de los productos que compran, pero la mayoría desconoce las normas de etiquetado, las indicaciones de origen o la información que se puede obtener de los productos. Por ello, la Comisión Europea aporta una serie de consejos para consumir alimentos seguros y de calidad.

En declaraciones a Europa Press Televisión, el portavoz de la Comisión Europea en España, Dimitri Barua, ha asegurado que el objetivo es que “la gente tenga todos los elementos” sobre lo que comen, de ahí la importancia en que se fijen en el contenido nutricional o el origen de un producto.

Además, Barua ha señalado que la primera manera de detectar los productos “no aptos o fraudulentos” es a través del etiquetado. “Las etiquetas tienen que ser claras, la letra debe tener un tamaño, debe contener la lista de alérgenos, el contenido nutricional y cómo se ha fabricado”, ha destacado el responsable de la Comisión Europea en España.

Sobre los productos falsificados, Barua ha manifestado que al detectarse un problema “se notifica a todas las autoridades sanitarias a través de Europa”. Es lo que se conoce como sistema de alerta rápida para alimentos y piensos (RASFF) que, como ha indicado Barua, es “un mecanismo que se utiliza mucho para enfermedades o productos defectuosos que no cumplen la normativa”.

Por otro lado, Barua ha recordado que “la UE trabaja para que todos los alimentos que entran en el mercado europeo (…) cumplan con una normativa muy exigente de seguridad, sanidad y salubridad”. Por ello, ha recalcado que a pesar de las negociaciones comerciales con EEUU, en alusión al TTIP, no se van “a rebajar los estándares”, ya que “la seña de identidad de la UE es la calidad y la sanidad de los alimentos”.