…Y la oposición responde

Acabada la comparecencia del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha llegado el turno de los representantes de los grupos parlamentarios. La primera en hacerlo ha sido Rosa Díez, quien ha calificado de “patética” la intervención del ministro y le ha instado a dimitir, tras plantearle ciertas preguntas como si Rajoy tenía constancia de este encuentro, o a cuántos imputados más ha recibido en su despacho con la excusa de verse amenazada la “integridad física” de alguno de ellos o si ha tenido contacto con alguno de los cuerpos de las Fuerzas de Seguridad del Estado, tras el encuentro. Una pregunta a la que Fernández Díaz ha contestado calificándola como una “falta de respeto” tanto a los Cuerpos como para él. También ha negado haber hecho gestión alguna con la fiscalía al respecto de esta cuestión.

Izquierda Unida ha mantenido la misma línea en cuanto a calificativos y ha seguido la estela marcada por UPyD, al igual que los representantes de Unió o Coalición democrática de Cataluña.

En representación socialista, el diputado socialista por Asturias, Antonio Ramón María Trevín Lomban, le ha recriminado la contradicción entre el comunicado lanzado por su gabinete tres días después del encuentro y la excusa que ha ofrecido en esta comparecencia, acusándole de no ser tan transparente como presume, al no estar siquiera en su agenda esta cita.

Según Trevín Lomban, a Rato, más que su propia seguridad, le preocupa “la mano de ese funcionario público que protegió su cogote, cuando se lo llevaron detenido a registrar su oficina, sueña con ella cada noche”. Le ha echado en cara presumir de su diligencia a la hora de comparecer cuando “solo responde al 16% de las comparecencias que se le solicitan”. Le acusa de haber querido revestir de solemnidad un asunto, que a su juicio no tiene.

Según Trevín Lomban, alguien preocupado por su seguridad no se pasea por Gijón en Vespa, ni va de fiesta yeyé en fiesta yeyé. Duda, por lo tanto, el socialista, que en esa reunión se tratara exclusivamente el asunto de la seguridad y de esa falta de información sobre los detalles de la situación procesal de Rato, puesto que tiene acceso a los informes de todas las autoridades pertinentes en cuanto a las investigaciones de las causas  de Rodrigo Rato.

Trevín Lomban le ha reprochado no tomarse la corrupción en serio, y le ha preguntado, ¿Por qué ha recibido a Rato y no a los afectados por las preferentes?

También le ha sacado a relucir la retirada de la escolta al Juez Garzón, en un momento en el que también estaba siendo gravemente amenazado.

Antes de volver a intervenir el ministro, lo ha hecho Marcos de la Rubia, su portavoz, que ha empezado restando importancia a la comparecencia presente, diciendo que Fernandez Díaz ya ha dado la cara en situaciones de mayor relevancia.  De la Rubia ha utilizado de nuevo la “herencia recibida” para introducir su discurso. Para de la Rubia la comparecencia ha sido, como no podía ser de otra manera, impecable y ha justificado cada una de las palabras de Fernández Díaz.

 En todo momento ha mantenido que los socialistas se han inventado la polémica, niegan la constitución saltándose la presunción de inocencia y además se sirven de ello para atacar al Gobierno.

Fernández Díaz ha tenido también unas palabras dirigidas a los portavoces del grupo mixto, como Xabier Mikel Errekondo Saltsamendi, por la denuncia interpuesta contra él “sin ni siquiera escucharme”, y por solicitar en la comisión la intervención de la Fiscalía Anticorrupción ante la duda de lo que en la reunión entre Rato y Fernández Díaz se hubiera podido fraguar.

El ministro, ha justificado que su cita no estuviera en su agenda pública, alegando que todos tienen una agenda oficial privada.