Las autopsias de las jóvenes de Cuenca revelan el «carácter violento» de su muerte

Los forenses han terminado las autopsias de Laura del Hoyo y de Marina Okarynska, las dos jóvenes desaparecidas en Cuenca el pasado 5 de agosto, cuyos cuerpos fueron encontrados en la tarde de este miércoles en la orilla del río Huécar en las proximidades de la localidad conquense de Palomera, confirmando el «carácter violento» de su muerte.

Las autopsias a los dos cuerpos, practicadas por forenses del Instituto de Medicina Legal de Cuenca, han servido para confirmar su identidad y establecer «el carácter violento y de origen homicida que provocaron ambos fallecimientos».

«Según los datos preliminares de las autopsias, y respetando el secreto de sumario que pesa sobre las Diligencias Previas judiciales abiertas, se puede establecer el carácter violento y de origen homicida que provocaron ambos fallecimientos», según se detalla en un comunicado remitido por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

En el mismo texto, la autoridad judicial pide evitar la difusión y filtración de datos de la investigación que puedan perjudicar el desarrollo y buen fin de la misma, reiterando que las actuaciones judiciales se encuentran declaradas bajo secreto de sumario.

Laura del Hoyo Chamón, de 26 años, y Marina Okarynska, de 24, serán enterradas este viernes en sendos funerales que tendrán lugar por separado, según han informado fuentes cercanas a ambas familias.

La capilla ardiente está instalada en el tanatorio de La Alameda de la capital, donde se han practicado las autopsias.