China investiga la causa de las explosiones, con al menos 50 muertos, en el puerto de Tianjín

Las autoridades chinas buscan pistas para identificar qué provocó las dos enormes explosiones en una bodega usada para almacenar químicos tóxicos y gas en un puerto con gran movimiento en el noreste del país China. Mientras, las empresas extranjeras y locales evalúan el daño causado en el sinisestro.

Las explosiones del miércoles por la noche en la ciudad de Tianjín dejaron al menos 50 muertos, incluyendo a una docena de bomberos, según informaron medios estatales. Además, unas 700 personas resultaron heridas, 71 de ellas de gravedad.

Las explosiones en el puerto, que es el décimo más grande del mundo, fueron de tales proporciones que fueron captadas por satélites en el espacio y registradas por sensores de seísmos.

Las detonaciones, que tuvieron lugar con una diferencia de 30 segundos, enviaron ondas expansivas en un radio de dos kilómetros alrededor de la ciudad portuaria donde habitan 15 millones de habitantes.

La bodega estaba diseñada para almacenar químicos tóxicos y peligrosos, según una evaluación de inspectores medioambientales publicada en el año 2014, y en el momento de las explosiones contenía principalmente nitrato de amoníaco, nitrato de potasio y carburo de calcio, según la policía. 

La agencia oficial de noticias Xinhua informó que las autoridades enviaron al lugar a más de 200 especialistas en manipulación de materiales nucleares y bioquímicos.

Grandes áreas del puerto resultaron destruidas, contenedores marítimos volaron como palos de fósforos, miles de automóviles nuevos resultaron quemados y edificios del puerto quedaron completamente calcinados, explicaron los testigos a la agencia de noticias Reuters. 

El diario China Daily informa que el gerente de la bodega había sido detenido. La administración de seguridad marítima de Tianjín dijo que la empresa violó estándares de empaque durante una inspección de seguridad hace dos años. 

El presidente chino, Xi Jinping, ha afirmado que los responsables por las explosiones serán “tratados con severidad”.  Mientras tanto, empresas extranjeras del todo el mundo tratan de determinar el daño a sus instalaciones en y alrededor del puerto, una vía de acceso al noreste de China.