Críticas en el PP contra Fernández Díaz, ¿un distanciamiento real o aparente?

José Antonio Monago, líder del PP extremeño, y Laura Garrido, portavoz del PP del País Vasco, son las últimas voces críticas que se alzan en el interior del PP reclamando explicaciones a Jorge Fernández Díaz por su reunión con el imputado en el caso Bankia Rodrigo Rato.

Voces que se unen a la de los presidentes autonómicos, Cristina Cifuentes,  Alberto Nuñez Feijóo o el murciano Pedro Antonio Sánchez, y de cuadros territoriales como la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig.

En todas ellas, un denominador común: calificar el encuentro como “inoportuno”, que genera “confusión” y “preocupación”, y que el ministro del Interior debe de “explicar sus pormenores”. Aunque siempre con una coletilla final, que hay que escuchar a Fernández Díaz.

Las críticas llegan desde la ‘periferia’ del partido, ya que el mutismo es la tónica general tanto desde la dirección nacional, donde tan solo se ha escuchado al vicesecretario de autonomías, Javier Arenas, justificar la cita en aras a la amistad personal entre ambos, o en el Gobierno, donde el presidente ha impuesto la cortina de silencio al remitirse a la comparecencia parlamentaria de Fernández Díaz del viernes, “para dar todas las explicaciones sobre este asunto”.

 

Un encuentro que incomoda, pero que no tendrá trascendencia, a pesar de las voces críticas

 

No obstante, a pesar de las críticas reclamando explicaciones y de la incomodidad que ha producido este episodio en las filas del partido, en el PP se apoyan en el argumentario oficial de que “estamos ante una serpiente de verano caldeada por la oposición política”.

Incluso hay quien llega aún más lejos. Los que conocen bien al presidente subrayan que estamos ante un distanciamiento más formal que real y que Fernández Díaz  no ha perdido el favor político del presidente Rajoy.

En este sentido, animan a releer ese mensaje críptico lanzado por el propio presidente en su visita a Mondariz: “El ministro del Interior va a dar la respuesta el viernes, pero no va a ver nada de particular como verá usted el viernes, o cuando proceda y diga la Mesa”. Palabras en las que se apoyan para concluir que no va a pasar nada, y señalar que mucho menos estamos en la antesala de una dimisión o cese del titular de Interior.