Prudente silencio en Cuenca mientras se investiga la desaparición de las dos jóvenes

Mutismo en Cuenca cuando se cumplen seis días de la desaparición de Marina Okarynska y Laura del Hoyo, las dos jóvenes conquenses cuyo rastro se perdió el pasado 5 de agosto por la tarde cuando tenían previsto ir a tomar algo e ir a recoger unas pertenencias a la vivienda de Sergio, el ex novio de Marina. Lo mismo ocurre en Palomera (Cuenca), un pequeño pueblo cercano a la ciudad y donde tienen una casa los padres de él, también en paradero desconocido.

A lo largo del día, familiares de Laura han visitado a la madre de la joven, pero han rechazado hacer declaraciones. Sólo Pedro, primo lejano de Laura, ha comentado: «Están hechos polvo». «Esperemos que sea un susto todo», ha afirmado Pedro visiblemente afectado.

No se han hecho batidas en la zona por la desaparición de las jóvenes

Quien tampoco se ha pronunciado sobre la investigación ha sido el primo hermano de Laura y portavoz de la familia, Luis Javier Chamón. Lo que sí ha trascendido a la prensa es que no se están llevando a cabo batidas por la zona.

Mientras, en Palomera, el pueblo natal de Sergio, los vecinos actúan de forma prudente y se muestran reacios a hablar del ex novio de Marina y de su familia. Lo que sí se puede observar en esta localidad es numerosos carteles con las fotos de los tres desaparecidos y en los que se pide colaboración en caso de conocer su paradero.