Desarticulada una organización dedicada a la adquisición y distribución de cocaína

Agentes de la Policía Nacional han procedido a la desarticulación de un grupo organizado de origen colombiano y español, dedicado a la adquisición, almacenamiento, manipulación y/o adulteración, transporte y distribución final de sustancias estupefacientes, en concreto de cocaína. En esta operación se ha detenido a 19 personas entre los que se encuentran la cúpula del grupo criminal.

La investigación se inició el año pasado cuando los agentes tuvieron conocimiento que en la localidad madrileña de Fuenlabrada y otras limítrofes existía una compleja red de distribuidores de cocaína que posteriormente vendían al “por menor” a su clientela habitual.

La organización se componía de una pluralidad de personas que desempeñaban diferentes tareas. En la cúspide jerárquica se encontraba el principal responsable de la adquisición y adulteración del estupefaciente, quien contaba con un hombre de confianza que además actuaba como transportista. En un segundo nivel se encontraban las personas dedicadas a la distribución y captación de posibles clientes para su venta.

Desde el pasado año la organización utilizaba diferentes viviendas, destacando un piso situado en una discreta zona residencial y que servía para las labores de almacenamiento, manipulación y/o adulteración de la droga, siendo el resto puntos de almacenamiento y de distribución.

Es de destacar que varios de los vehículos que se han intervenido contaban igualmente con un dispositivo de ocultación (caleta) muy elaborados y de difícil visualización, donde también se encontraron sustancias estupefacientes.

Se han llegado a practicar 13 registros, en su mayoría en la localidad de Fuenlabrada y se han aprehendido casi dos kilos y medio de cocaína, productos y útiles químicos y farmacéuticos para su adulteración, dos prensas, gatos hidráulicos, moldes, balanzas, 36.000 euros en efectivo -de los cuales 400 eran falsos-. Además se han intervenido 10 vehículos (algunos de alta gama), una pistola con munición y numerosos teléfonos móviles. Los arrestados fueron puestos a disposición judicial ordenándose el ingreso en prisión de los principales cabecillas del grupo.