52 Blue: La ballena más solitaria del mundo

52 Blue es una ballena extraña, rodeada de misterio y apodada como la ballena más solitaria del mundo. Nadie sabe si es un macho o una hembra, es más, nadie sabe a qué especie pertenece, y, a día de hoy, nadie sabe si continúa con vida, ya que las últimas grabaciones de su peculiar canto se hicieron en 2004.

Y es que su canto la hace especial, única, y muchos creen que recorre el océano Pacífico, repitiéndolo con la esperanza de encontrar un compañero, que nunca parece llegar.

La historia de la ballena 52 Blue comenzó en 1989

Pero la historia de esta peculiar ballena, al menos la parte que conocemos, comenzó en 1989, cuando se localizó por primera vez su canto. Un dispositivo creado por la marina de los Estados Unidos pensado para detectar submarinos enemigos captó una extraña señal. Se trataba, sin duda, de un canto de ballena muy similar al sonido que producen las ballenas azules, pero había una gran diferencia: esta ballena estaba cantando a una frecuencia nunca vista en estos animales, 52 Blue cantaba a 52 Hercios, mientras que las ballenas azules conocidas lo hacen en un rango entre los 10 y lo 40 Hz.

Una de las grabaciones de la ballena 52 Blue

Fue el científico Bill Watkins, que trabajaba en la Institución Oceanográfica Woods Hole en Massachusetts, quien se dio cuenta del significado real de las grabaciones realizadas por la Marina estadounidense. Para Watkins localizar a esta misteriosa ballena, bajo el nombre de 52 Blue, se convirtió en su pasión.

 

Bill Watkins dedicó su vida a localizar la ballena

Durante años Watkins se embarcó en la misión de localizar y entender los misterios que oculta 52 Blue, hasta que en 2004, a los 78 años, murió. Pero antes de su muerte logró completar un trabajo que resume más de 12 años de grabaciones, unos sonidos que dividieron a la comunidad científica. Parte de ella defendía la tesis de que la ballena 52 Blue simplemente canta a una frecuencia diferente, sin darle más importancia. Pero otra parte de la comunidad piensa que realmente se trata de otra raza, quizás única en el mundo.

Y el misterio continúa, ya que desde la muerte de Watkins en 2004, nadie ha logrado localizar de nuevo los cantos de la ballena 52 Blue. O eso se pensaba hasta que un becario del equipo de John Hildebrand, del Instituto de Oceanografía Scripps en California, localizó en 2010  una serie de grabaciones en las que aparece el ya famoso canto a 52Hz.

 

¿Una historia con final feliz?

El misterio, además, parece que tendrá un final feliz, ya que las grabaciones que ha conseguido el equipo de Hildebrand, parecen señalar  que existe más de una fuente de sonido. 52 Blue podría pertenecer a un extraño grupo de ballenas híbridas, lo que supondría que no está sola, o que ha logrado, por fin, encontrar compañeros para su viaje por el océano.

Encontrar evidencias concretas de estas teorías será una labor muy compleja, una labor que ha llamado la atención tanto de científicos como de cineastas, que ahora están pendientes de lo que puedan escuchar en el mar. Pero para descubrir la verdad sobre la ballena 52 Blue solo podemos esperar, y escuchar atentamente los sonidos del océano.