El Colima entra en erupción

La alerta ha saltado el martes, pero el Centro Nacional de Prevención de Desastres y la Universidad de Colima (México) informa que desde el 27 de julio se observan explosiones moderadas en el Volcán de Fuego de Colima.

Las columnas de gases y cenizas son de entre uno y dos y medio kilómetros de altura y se prevé que sigan aumentando. No obstante, las autoridades mexicanas no tienen constancia de que estén afectando, en forma de lluvia de cenizas, a las comunidades cercanas al volcán Colima.

 

Crece el temor de que se produzcan riadas de lodo en torno al Colima por estar en el periodo de lluvias

La alerta se ha lanzado porque debido a que la región atraviesa el periodo de lluvias y ante la probabilidad de precipitaciones que pronostican los Servicios Meteorológico Nacional se pueden producir “lahares (flujos de lodo) y arrastres de material rocoso, debido a los depósitos de material volcánico no consolidado en las laderas, cañadas, barrancas e inmediaciones del volcán”.

Por ello, el Centro Nacional recomienda a la población “respetar la distancia de exclusión a todo tipo de actividad a ocho kilómetros en las inmediaciones del volcán y en la Barranca de Monte Grande a 12 kilómetros”.