Hoy nadie se escandaliza por ver a Neil Patrick Harris o Matt Boomer compartir instantáneas de su vida cotidiana en las redes sociales. Ambos son homosexuales y como muchas otras estrellas de Hollywood  no se esconden.

Pero la meca del cine no fue siempre tan liberal y hace años, los actores y actrices homosexuales tenían que esconderse e incluso casarse para que la opinión pública no supiera su, entonces condenada en EE.UU, condición sexual.

Lo cierto es que la sombra de la duda siempre planeó sobre ellos y años después de sus muertes hemos tenido constancia de sus amoríos. Hablamos de rostros como el de Rock Hudson, James Dean, Laurence Olivier, Marlene Dietrich, Greta Garbo, Bette Davis, Errol Flynn o Montgomery Clift.

Algunos salieron del armario antes de morir, a otros los sacaron de manera más o menos violenta. Scotty Bowers, un marine veterano publicó un libro en 2013 en el que hablaba de sus relaciones íntimas con algunos de ellos y otros tantos más.