El Gobierno aprueba sus presupuestos ‘más sociales’

El Consejo de Ministros ha dado luz verde al proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2016, que destina más de la mitad del gasto, el 53,5%, a la partida del gasto social, frente al 33,7% que irá dirigido a las actuaciones de carácter general, el 8,1% para las actuaciones económicas y el 4,8% a los servicios públicos básicos, según ha avanzado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy en una rueda de prensa.

Así, de cada 100 euros de los Presupuestos, 39 euros se dedicarán a las pensiones, 7 euros al desempleo y las políticas activas y 8 euros a otros gastos sociales. A esto, según Rajoy, hay que sumar los 14 euros adicionales que recibirán las comunidades, que son las que financian los servicios sociales. Además, 10 de cada 100 euros irán a pagar los intereses de la deuda.

Los presupuestos contienen una subida del 0,25% en pensiones y 1% en el salario de los funcionarios

Las pensiones subirán un 0,25% como marca la ley y el sueldo de los funcionarios subirá un 1% porque, tal y como ha dicho el presidente, la mejoría evidente del país permite “revertir poco a poco los esfuerzos” hechos estos años. Además, el Gobierno devolverá  otro 25% de la paga extra eliminada en 2012 este mismo año y el resto se irá recuperando en 2016.

Las comunidades, por su parte, mejorarán un 8,7% la financiación y contarán con 7.400 millones más que lo consignados hace un año en los Presupuestos y 2.900 extra gracias al ahorro en el pago de intereses. En total, 10.000 millones más que, según el presidente, ayudarán las regiones a cumplir los objetivos de déficit y a mantener los servicios públicos esenciales como la educación, la sanidad o los servicios sociales.

Con estas cuentas, el Gobierno pretende asentar “con más fortaleza” la recuperación económica y seguir gobernando hasta el último día, tal y como había prometido. Los Presupuestos, a su juicio, marca la senda que permite a los distintos agentes económicos, públicos y privados, hacer sus previsiones y tomar sus decisiones estratégicas en un horizonte de “estabilidad”.

 

Rajoy ha resaltado también la mejora del déficit público, que se ha reducido desde casi el 11% del PIB a menos del 3% del PIB en 2016, uno de los factores que más ha contribuido, en su opinión, a la recuperación económica, y ha afirmado que España ha cumplido todos los años con el objetivo de déficit, lo que genera confianza “dentro y fuera”. Para el próximo año, ha indicado que el recorte del déficit no vendrá por el menor gasto sino por la mejora de los ingreso se puede decir que España crece “de forma sana y equilibrada”, con un peso de las ventas exteriores sobre el PIB que supera el 30%.