Ador, un pueblo donde se duerme la siesta por bando municipal

En Ador, Valencia, dormir la siesta es una obligación.

El ayuntamiento prohíbe hacer ruido de dos a cinco de la tarde, bares y establecimientos cierran a esta hora y se recomienda a los niños que no salgan a la calle para no hacer ruido.

La siesta en Ador es sagrada, y el alcalde verano tras verano publica el bando repleto de recomendaciones a sus 1.400 vecinos. Con el calor, la siesta se hace con las ventanas abiertas y cualquier ruido despierta a los que pretenden conciliar el sueño vespertino.

El alcalde de Ador  insiste en que «no se trata de un decreto ni una obligación, simplemente una recomendación».