Los amantes del ‘Heavy’ ochentero son más felices que el resto

¡Día triunfal para muchos de nosotros en Irispress! Porque lo sabíamos, no nos cansamos de repetirlo y hemos descubierto un estudio que lo certifica: los amantes del heavy ochentero somos más felices que el resto.

Según el estudio The Life Experiences And Mid-Life Functioning on 1980s Heavy Metal Groupies, Musicians And Fans, los ‘metalheads’ fueron mucho más felices en su juventud y lo son también ahora. Y es que, por mucho que duela y sin que nadie se ofenda, no vamos a comparar una visoñez regada con Europe, Judas Priest, Motorhead o Iron Maiden, con una abonada a ritmo de reaggeton y perreo. Esos golpes de melena, esos riffs ardientes como el infierno, esas mayas maravillosas…Pero, ¿De verdad era necesario un estudio?

La investigación se llevó a cabo con 377 personas, con amantes del género, con quienes lo consideran una etapa pasada, y con quienes nunca sintieron especial predilección por él y las conclusiones son estas:

Los heavies son más felices por varias razones, una de ellas es que la adaptación a posteriores estilos musicales ha sido más fácil porque muchos de sus referentes fueron evolucionando hacia otras maneras de hacer música, otra es que pese a los excesos que demandaba el género en aquella época (sexo, drogas y rock and roll), la identidad de grupo sirvió para protegerles…Y esta que yo añado, (que científica no soy, pero la música me gusta un rato) porque la calidad musical de muchos de aquellos grupos era innegable desde cualquier punto de vista, marcaron una época, nos dieron canciones que pasarán a la historia y nos enseñaron a mucho más que a parar un taxi…Por todo esto, celebrémoslo. Por todo esto entregémonos al ritmo frenético de aquella época.