El graffiti, la nueva terapia para la tercera edad

Graffiti y tercera edad, nueva forma de terapia

Depresión y tercera edad son dos palabras asociadas. Hay que aceptar el cambio y la jubilación es un mundo lleno de oportunidades. Hay que afrontar la soledad, uno de los principales retos. En España el número de personas que viven solas es de 4,5 millones, entre ellas un 40,9 % corresponden a personas mayores de 65 años, la mayoría hombres.

En este cambio de etapa vital, también muchas personas sufren crisis por la perdida de su acompañante de vida, por el paso de la vida activa a la jubilación, por pasar de ser padres a abuelos… Todos estos cambios de vida que comienzan a darse a determinadas edades provocan cierta angustia y dudas.

Al llegar a la vejez, las personas deben adaptarse a ciertos cambios de su entorno. La terapeuta Verónica Rodríguez Orellana afirma que la socialización en la persona de la tercera edad puede aparecer como dificultad ya que muchas mujeres y hombres se encuentran solos, y sienten que no encajan en el entorno.

LATA65, los abuelos graffiteros

La iniciativa LATA 65, que ha surgido en Lisboa,  intenta romper con todo esto, y de la mejor manera posible, rompe esta barrera que existe entre la persona de la tercera edad y el entorno. Un entorno actual, cambiado, moderno, con un enfoque más creativo y menos rígido que el que acostumbran a vivir. Por eso, lanza esta campaña rompiendo las reglas, e incita a un grupo de ‘abuelas grafiteras’ a pintar las calles de su ciudad.
“Lata” es el bote de pintura, y a su vez una expresión portuguesa que le da origen a la campaña, que hace alusión a una persona que no tiene vergüenza de hacer algo. El objetivo que se han marcado los organizadores, vinculados al Woo Festival, es promover y fomentar este arte contemporáneo, y demostrar que la edad sólo es un número.