Nishionoshima, la isla que no para de crecer

La isla japonesa de Nishinoshima continúa aumentando de tamaño un año y medio después de haber registrado una erupción volcánica. Según los últimos datos, la isla, que está deshabitada, tiene una superficie 12 veces mayor que antes de la erupción registrada el 20 de noviembre de 2013.

 

Actualmente, una primera expedición de la Guardia Costera encabezada por el profesor del Instituto Tecnológico de Tokio, Kenji Nogami, se encuentra realizando un estudio sobre la isla, situada en el Océano Pacífico a unos 1.000 kilómetros al sur de Tokio, y el fondo marino en su entorno.

Hasta ahora la actividad volcánica de la isla solo había sido estudiada por los guardacostas japoneses a través de imágenes tomadas por aviones o satélites.

Los científicos estudian el agua que rodea a Nishionoshima

Según los datos obtenidos por Nogami las muestras arrojan un PH de entre 7,9 y 8, ligeramente inferior al de agua marina corriente, lo que indica que probablemente que hay gases volcánicos disolviéndose en el agua y flujos de magma brotando del fondo marino.

Nogami afirmó en declaraciones a NHK, en que se requieren aún más datos para determinar por qué este volcán está arrojando una cantidad tan grande de magma, algo poco habitual y que esta haciendo crecer sin parar a Nishionoshima.