La iglesia de Charleston celebra su primer servicio tras la matanza

La iglesia de Charleston en Carolina del Sur, reabrió este domingo sus puertas y celebró su primer servicio tras la matanza hace cuatro días.

Los feligreses acudieron para recordar a los nueve asesinados en el mismo templo. Más de 400 personas se reunieron durante el servicio en memoria de los fallecidos. La tragedia que causó Dylann Roof, de 21 años, tras haber estado una hora con ellos mientras estudiaban la Biblia, le quitó la vida a los nueve feligreses. El reverendo Norvel Goff resaltó que el asesino ha fracaso en su intento de romper la fe y amor a Dios.

Norvel Goff recordó también que los fallecidos «se encontraban en la casa del Señor estudiando la palabra, rezando». «El demonio también entró. El demonio intentó ponerse al frente, pero gracias a Dios, aleluya, que el demonio no ha podido con nuestra gente. El demonio no ha podido con la iglesia».

Dos accidentes similares han tenido lugar en Detroit y Philadelphia. La Policía estuvo revisando los bolsos a los feligreses de esta iglesia, el hogar de la congregación afroamericana más antigua del sur de Estados Unidos. También acudieron la gobernadora del Estado de Carolina del Sur, Nikki Haley, el senador Tim Scott y el alcalde de Charleston, Joseph Riley