Manifestación contra el desalojo del Patio Maravillas

A las cinco de la mañana, agentes de la Policía Nacional se han personado en el número 21 de la madrileña Calle Pez para proceder al desalojo del centro social Patio Maravillas, uno de los pulmones de Malasaña.

Durante ocho años, el edificio ocupado por activistas, ha albergado todo tipo de actividades dirigidas a la ciudadanía y ha sido la sede de distintos grupos como el círculo de Podemos Malasaña o la Plataforma Antidesahucios. A tres días del cambio de Ayuntamiento se ha ejecutado una orden de desalojo pendiente desde marzo, lo que algunos, han interpretado como la traca final, la despedida de Ana Botella.

El desalojo ha sido pacífico, no se han registrado incidentes, quizá porque los activistas son conscientes de que han perdido el Patio, pero han ganado la alcaldía. Esperan que el nuevo consistorio, capitaneado por Manuela Carmena, escuche al fin sus peticiones y se les ceda un espacio donde continuar trabajando.

Han convocado una manifestación a las 19 horas en la Plaza del Dos de Mayo para que conste su descontento por el desalojo.