Campamentos de verano ¿focos de enfermedades?

La cepa de difteria en Cataluña está localizada en un campamento de verano al que acudió el niño infectado de Olot. Aunque se desconoce quién fue el que propagó la infección a los demás, este brote ha puesto el punto de mira en las condiciones higiénicas y sanitarias de estos centros e instalaciones a quienes confiamos a nuestros hijos.

No existe un marco legal común.

Los campamentos de verano se enmarcan en la legislación turística en España y cada Comunidad Autónoma marca sus propios requisitos a los ayuntamientos y organizaciones privadas que son las que, básicamente, se encargan de su organización.

En la actualidad las competencias sobre los campamentos y actividades de tiempo libre para jóvenes, pertenecen a las direcciones generales o institutos de juventud, de las diferentes Comunidades y Ciudades Autónomas.

En la documentación que se ha de adjuntar para organizar un campamento de verano se requieren seguros de responsabilidad civil, permisos municipales, cualificación del personal que estará en el campamento -sin referencias a su condición sanitaria, solo laboral-, edades de los niños participantes.

No hay referencias a la documentación que deben de entregar los inscritos y tampoco a la obligatoriedad de aportar certificados médicos o presentar la cartilla de vacunación; y lógicamente, tampoco se dictan normas de cómo han de proteger esos datos.

 

Las medidas sanitarias hacen referencias al sitio del campamento y no a los inscritos

En las normativas actuales los datos higiénicosanitarios de los campamentos los recogen los departamentos de juventud o tiempo libre de cada autonomía. Y se hace de la manera más dispersa: pidiendo informes de medidas sanitarias a los ayuntamientos donde va a celebrarse la actividad, poniéndose en contacto con otros departamentos para que comprueben si hay incompatibilidades, etc.

Así se comprueba si el lugar cumple con requisitos adecuados sobre recogida de residuos, situación medioambiental, comedores, existencia de letrinas debidamente instaladas, piscinas susceptibles de regularización por parte de las Consejerías de Sanidad.etc. Toda una serie de medidas que tienen que ver con el ‘lugar de la acampada’.

Es responsabilidad del organizador poner su propia normativa -condiciones- para los participantes y la documentación que deben aportar. En este sentido,el abanico se abre a la voluntad del legislador y va desde el simple formulario donde se solicita información médica,como ocurre en Zarzalejo:

Campamento Zarzalejo

Campamento Zarzalejo

 

A la obligatoriedad de aportar certificados o fotocopias del estado de salud del menor en el caso de padecer dietas especiales o enfermedades (en caso de precisar medicación, deberá ser reflejada por el médico o facultativo), como ocurre en Melilla.

Pasando por la presentación el primer día de campamento de la fotocopia de la tarjeta sanitaria (campamentos que organiza la Fundación Barrié).

Campamento Velez Málaga

 

Aunque la mayoría de los formularios de inscripción se limitan a estos requisitos, también existen algunos municipios o instituciones privadas que si piden a los padres que aporten fotocopias de la cartilla de vacunación, aunque son los menos.

Campamento Ciudad Lineal

Campamento Ciudad Lineal

 

Un ‘vacío legal’ que se muestra insensible a las recomendaciones que desde las Asociaciones de Pediatras se realizan año tras año para que los padres elijan con suficiente información el lugar donde mandarán a sus hijos de campamento.

 

Décalogo de los Pediatras

  • Que el folleto de inscripción incluya datos sobres medidas sanitarias, conservación y administración de medicamentos y servicios médicos urgentes. Y que los protocolos sanitarios sean aprobados por un médico especialista y estén por escrito
  • Que los inscritos certifiquen que cumplen con las pautas de vacunación recomendadas por la AEP y seguir los requisitos de los departamentos sanitarios de su Comunidad Autónoma. Si padecen enfermedades infecto contagiosas o enfermedad, alergia, intolerancia o dieta alimenticia especial que precise cuidados especiales así como la medicación que precisara.
  • Que antes del primer día, los campistas presenten una valoración completa de su estado de salud, realizada durante los 12 meses anteriores y firmada por un profesional sanitario cualificado, preferiblemente un pediatra.
  • Que los inscritos con historias clínicas significativas que tengan implicaciones asistenciales (por ejemplo, asma, intervenciones quirúrgicas, convulsiones, diabetes, lesiones ortopédicas) habrán de haber sido sometidos a una valoración médica en el curso de los 6 meses anteriores.
  • Es recomendable que el campemento que no cuente con un responsable sanitario autorizado en plantilla establezcan protocolos sanitarios (por escrito) que den cobertura a posibles incidencias.

Unos datos que han de ser custodiados por el centro, porque su información está protegida por la Ley de Protección de Datos.

 

Enfermedades más comunes en los campamentos

Aún asi, cumpliendo requisitos o recomendaciones ha de saber que las enfermedades más comunes que se suelen producir en los campamentos de verano son

  1. Infecciones de vías respiratorias altas.
  2. Vómitos y diarreas.
  3. Impétigo y micosis cutáneas.
  4. Asma y alergia.
  5. Otitis externa.
  6. Faringitis estreptocócica y odinofagia.
  7. Piojos y sarna.
  8. Conjuntivitis
  9. Quemaduras solares y procesos relacionados con el calor.