Susana Díaz inicia su última ronda de negociaciones antes de volver a convocar elecciones

Susana Díaz, ha convocado entre los días 8 y 9 de junio,  su última ronda de reuniones con los dirigentes de los partidos con representación parlamentaria, con el objetivo de desbloquear su investidura como jefa del Ejecutivo en la décima legislatura. En caso de que no fuera posible el acuerdo en esta ocasión, Díaz ha decidido dejarlo aquí y aplicar el Estatuto de Autonomía que dispone convocar de nuevo elecciones en la comunidad, si el próximo 5 de julio, fecha en la que se cumplen dos meses de la primera votación,  no hay acuerdo para la investidura de la presidenta en funciones.

Díaz recibirá a los dirigentes de los partidos en el Palacio de San Telmo (sede de la Presidencia de la Junta) por orden de mayor a menor número de diputados.

En concreto, para este lunes por la mañana se ha fijado el encuentro entre Susana Díaz y el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, mientras que el resto de reuniones se celebrarán el martes. Así, según ha comunicado la Junta, Díaz tiene previsto recibir ese día, a las 11,00 horas, a la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez; a las 12,00 horas, al responsable de Ciudadanos en la comunidad, Juan Marín, y a las 13,00 horas, al coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo. Cerrará esta ronda de encuentros el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, con quien la presidenta andaluza en funciones tiene previsto verse a las 14,00 horas de este martes.

Díaz ya mantuvo reuniones con los dirigentes de los partidos días después de las elecciones andaluzas para abordar la investidura. Los contactos que el PSOE-A ha llevado a cabo con los demás partidos con posterioridad no han dado resultado y en las tres votaciones de investidura que se han celebrado hasta ahora en el Parlamento, la última el pasado 14 de mayo, Díaz ha contado con el voto en contra de PP-A, Podemos, Ciudadanos e IULV-CA.

5 de julio, fecha límite

Susana Díaz necesita una mayoría simple, le valdría con las abstenciones del PP-A  (33 diputados) o Podemos y Ciudadanos (15 y 9, respectivamente)

Según establece el artículo 118 del Estatuto, si transcurrido el plazo de dos meses a partir de la primera votación (es decir, el 5 de julio), ningún candidato hubiera obtenido la mayoría simple, el Parlamento quedará automáticamente disuelto y la presidenta de la Junta en funciones deberá convocar nuevas elecciones.

El plazo de dos meses que marca el Estatuto finalizaría el 5 de julio y la Ley Electoral de Andalucía establece en su artículo 14 que la fecha de las elecciones autonómicas “no podrá estar comprendida entre los días 1 de julio a 31 de agosto”, por lo que el decreto de convocatoria no podría fijar la fecha de nuevos comicios antes de septiembre.