Arranca el G7 en medio de protestas, detenciones y manifestaciones

Se inician la Cumbre del G7 en Garmisch-Partenkirchen (Alemania), en medio de protestas y manifestaciones. Los líderes de Alemania, Francia, EE UU, Italia, Reino Unido, Canadá y Japón debatirán la situación en Ucrania, la posible adopción de nuevas sanciones contra Rusia o la situación en Grecia, entre otros asuntos. El líder ruso, Valdimir Putin no asiste a la Cumbre.

El Gobierno alemán, anfitrión de la Cumbre del G7, asume que la situación de la eurozona y la crisis griega centrarán buena parte de los debates, aunque la agenda incluye también las negociaciones en marcha para suscribir acuerdos comerciales, principalmente el transatlántico, que implica a EE.UU. y la Unión Europea, y el transpacífico, que agruparía a doce países bajo el liderazgo de Washington y Tokio.

También forman parte de la agenda de la reunión del G7  la guerra en Siria, tras los últimos avances del Estado Islámico (EI), y a la crisis de Ucrania, donde los enfrentamientos entre el ejército de Kiev y los separatistas prorrusos se han recrudecido en las últimas semanas y evidencian que el alto el fuego es papel mojado.

La cumbre del G7, precedida de disturbios y manifestaciones

Una reunión precedida de duros enfrentamientos entre la policía y miles de manifestantes que se saldaron con más de 30 heridos. Según las autoridades locales, los activistas provocaron a los policías lanzándoles botellas y extintores, por lo que la policía respondió con uso de gas pimienta.

Los manifestantes protestaban contra la propuesta de acuerdo comercial transatlántico (TTIP)