150 personas, en vigilancia tras el caso de Difteria de Barcelona

La Generalitat de Catalunya realiza un seguimiento a 150 personas que estuvieron en contacto con el menor infectado de difteria en Olot. Entre ellos, alumnos del colegio del pequeño, compañeros de un campamento donde estuvo de colonias antes de serle detectada la enfermedad, así como otras personas que han estado en contacto con él, incluido el personal sanitario que tuvo trato con él antes de conocerse la infección.

El estado de salud del menor, ingresado en la UCI del Hospital Vall d’Ebron de Barcelona, sigue estable dentro de la gravedad. Los médicos que le atiendan confían que el tratamiento con la antitoxina que se le está suministrando procedente de Rusia sumado a los antibióticos surtan su efecto. Todavía es pronto para saber las secuelas de la infección.

Poco a poco se van conociendo más detalles de este caso. Sus progenitores forman parte del sector  no partidario de la vacunación, pero parece que tras el contagio de su hijo han cambiado de opinión. De momento han accedido a vacunar a su otro menor y ellos han recibido un recordatorio de la vacuna que les fue administrada hace tiempo. La madre es fisioterapeuta en una clínica de homeopatía.

Vacunación o recordatorio de la vacuna a quienes estuvieron en contacto con el menor infectado de difteria

Por precaución, la Generalitat ha optado  por volver a vacunar o vacunar por primera vez, en el caso de que no lo estuviesen, a-las personas del entorno más cercano del niño. En cuanto a los compañeros de clase, la Conselleria de Sanidad aplica el mismo tratamiento preventivo: “Se están revisando sus calendarios de vacunación y administrando dosis a los que no tenían una correcta administración o ni tan sólo la habían recibido “.

También el Gobierno autonómico está haciendo un estudio para detectar la persona portadora de la bacteria que ha transmitido la enfermedad. En relación con los escolares,