ACDC arrasa en la capital

El concierto de AC/DC en Madrid arrasó en el Calderón el domingo 31 de mayo. En la capital se encuentra una de las escasas plazas en que la banda australiana ofrecerá dos conciertos en los que se han vendido 55.000 entradas por concierto.

Los únicos cambios aportados por AC/DC en esta gira han sido obligados por las circunstancias, Malcolm Young, sustituido por su sobrino Stevie, después de no haber superado su lucha contra el Alzeimer, mientras que el batería Phil Rudd, reemplazado por Chris Slade, ha sido relegado por sus problemas con la justicia.

Una multitud fiel y motivada, en la que también había menores, cantaban los éxitos más cotizados de ACDC como Highway to Hell o Back in Black, entre muchas otras, el fervor del gentío consiguieron retumbar el estadio del Atleti.

Las estrellas de la noche Brian Johnson y Angus Young

Brian Johnson y Angus Young

Los verdaderos protagonistas: Brian Johnson y Angus Young, tan imparables como el título de su último álbum, y el guitarrista con el típico uniforme colegial. El origen de ésta simbólica tradición nace en la juventud de Angus que se presentaba a los ensayos de joven con su uniforme colegial. Su hermana le vio un día vestido así y le sugirió llevar esta vestimenta también para los conciertos.

El concierto comenzó y cerró con fuegos artificiales y un despliegue absoluto de medios que cautivaron a los que iban por primera vez a verlos, recursos efectistas que ya conocen los que han tenido la suerte de ir en otras ocasiones. No hubo sorpresas, el repertorio de canciones permaneció inamovible, comenzaron con la canción Rock Or Bust y sólo interpretaron dos canciones de su nuevo albúm, Play Ball y Baptism Of Fire.