Aguirre pide un tripartito de PP, Ciudadanos y PSOE

Esperanza Aguirre, presidenta del PP de Madrid  ofrece  a Ciudadanos y PSOE un tripartipo para gobernar Madrid. Por ello les invita a mantener un diálogo para conseguir un pacto en el Ayuntamiento de Madrid. Un proceso donde ella manifiesta que no tiene «ninguna ambición personal» y que «nunca será un obstáculo en ninguna negociación», en alusión a que no antepondrá su nombramiento como alcaldesa a la consecución de ese pacto que ha propuesto.

Aguirre acusó a Podemos de intentar utilizar para su «proyecto radical» desde el ayuntamiento de Madrid «como trampolín» para conquistar el poder y lo ha vuelto a definir como el enemigo político a batir. Y como a su juicio, la mayoría de los madrileños se sitúan en el centro del espectro político, tal y como supone el más del millón de votos que se aglutinan en torno a esa posición, invita a Ciudadanos y al PSOE a iniciar un proceso de diálogo y reflexión entre ellos para logar un acuerdo sobre la alcaldía de Madrid.

Una reflexión que ha hecho llegar ya al candidato socialista Antonio Miguel Carmona, que nada más conocer la rueda de prensa de Aguirre se ha apresudrado a declinarlo «en su nombre y del PSOE» a declinar y que hará llegar en las próximas horas a la candidata de Ciudadanos.

«Es verdad que ha habido una mayoría de izquierdas en Madrid», según los resultados electorales, que forman 29 concejales pero «no lo es menos, que es mucho más amplia esa mayoría si se suman los proyectos» que van del centro izquierda al centro derecha» la mayoría resultante es de 37 concejales.

Aguirre no piensa en dimitir

Con casi una hora de retraso sobre el horario previsto y gesto serio, Aguirre subrayó la perdida de 193.000 votantes sobre las últimas elecciones, que son «unos resultados malos que no vamos a disimular y que son un acicate para emprender reformas y cambios en el partido que se efectuarán cuando se constituyan las instituciones».

Anuncia, en este sentido, la apertura de un proceso de participación de todos, militantes o no para reforzar el proyecto liberal que les permita aglutinar a una mayoría en torno al centro político. En este sentido, aplaza su permanencia al frente del PP madrileño a que se convoque el congreso regional.