Rajoy anuncia cambios… pero solo en la estrategia de comunicación

Mariano Rajoy reconoce que el PP no obtuvo el domingo el resultado que le hubiera gustado tener y, por ello, no está satisfecho, pero ha recalcado que la victoria de su partido fue «incontestable». Por eso no habrá cambios, ni el en Gobierno, ni en el partido…tan solo en la política de comunicación.

Y el primero, una comparecencia con preguntas de los periodistas tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP tras los comicios del 24 M, que han supuesto una importante pérdida de poder municipal y autonómico para los populares.

A pesar de ello, Rajoy ha preferido quedarse con que el PP ha ganado en 39 de las 50 capitales de provincia. «La victoria del PP es incuestionable, pero es evidente que no hemos alcanzado las mayorías de hace cuatro años. No podemos estar satisfechos. Intentar negar esto sería tan absurdo como negar que hemos ganado».

Rajoy, los pactos y el principio de que gobierne la lista más votada

Una geografía política resultante tras las elecciones que obliga a la consecución de pactos, que según Rajoy deberían de respetar el principio de que gobierne la lista más votada. «Nuestra filosofía será ofrecer pactos transparentes y estables, y defenderemos la primacía de la lista más votada», explicó,

«Ayer [por el domingo] hablaron los españoles, ahora es bueno que hablen los partidos para conformar gobiernos estables», dijo en alusión a los pactos, aunque a continuación matizó que el PP no ha tomado ninguna decisión sobre pactos y no ha mantenido contactos.

Aun así, se mostró satisfecho con el trabajo realizado por el partido y Maria Dolores de Cospedal en estas elecciones, que ha hecho «del PP la primera formación en España, la opción preferida de los españoles».

Preguntado por la autocrítica, Rajoy afirmó que se ha implicado «en la campaña en todas las comunidades y ayuntamientos. Nos han influido también los casos de corrupción, aunque vinieran de tiempos muy atrás. A partir de ahí vamos a estudiar que tenemos que hacer para que vuelvan a dar su confianza al PP».

Y a partir de ahí, no hay «mucho que añadir». «Hemos gobernado en la etapa más difícil en la historia democrática de la crisis, España estuvo a punto de ser rescatada y nos podían imponer nuestra política económica».

Por ello «no tengo previsto hacer ningún cambio en el Gobierno ni el partido, con la dirección del partido ganamos en 2011 con el mejor resultado de la historia, no me parece que el problema venga de cambiar o no. No tengo ninguna intención. Y el Gobierno se dedica a lo que tiene que dedicarse», respondió.

No faltó su gesto de ironía al hablar del principal partido de la oposición. «Lo complicado es el PSOE que estando en la oposición ha bajado, eso requiere un mérito»,