Emilio Lledó, galardonado con el Premio Princesa de Asturias

El filósofo Emilio Lledó ha sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2015. Se trata del tercer de los ocho galardones internacionales que convoca este año la Fundación Princesa de Asturias, y que cumplen con esta su XXXV edición.

Seis meses después de recibir el Premio Nacional de las Letras por su dilatada trayectoria literaria como referente intelectual y ético, Lledó acumula además, una nueva distinción, la cuarta que recibe en los últimos meses ya que también obtuvo el premio Antonio Sancha por defensa de la lectura y el Premio Internacional de Ensayo Pedro Henríquez Ureña.

El jurado, que leerá el veredicto, ha estado formado por Inés Alberdi Alonso, José Antonio Álvarez Gundín, Luis María Anson Oliart, Juan Barja de Quiroga Losada, Adela Cortina Orts, Víctor García de la Concha, Javier González Ferrari, Elvira Lindo Garrido, Miguel Ángel Liso Tejada, Emilio Morenatti Fernández, José Narro Robles, Benigno Pendás García, José Antonio Vera Gil, Enrique de Ybarra e Ybarra y Alberto Anaut González.

Emilio Lledó nació en Sevilla en 1927, muy temprano publicó su tesis doctoral El concepto ‘poiesis’ en la filosofía griegaEn su primera etapa Lledó escribió, sobre todo, dos libro que definen su personal modo de trabajar en la filosofía y su evolución a través de la lengua y de la historia: Filosofía y Lenguaje (1971) y Lenguaje e historia (1978). 

Pasión expresiva y rigurosidad definen su trabajo

Su trabajo se mueve principalmente entre la interpretación de textos claves de la historia de la filosofía y la meditación teórica. Las características de su trabajo son la pasión expresiva y la rigurosidad, siendo autor de algunos de los textos esenciales del pensamiento contemporáneo español.

Lledó, ha sido durante muchos años profesor de Historia y Filosofía, actualmente realiza un ensayo sobre los afectos. Lledó afirma que le gustaría aportar algo y que es necesario pensar en una gramática de los afectos para que el amor no se convierta en odio o la amistas en enemistad.