Los combates se trasladan al norte de Palmira

El teatro de operaciones se ha trasladado al norte de Palmira, a la ciudad de Amiriya, donde continúan “los combates entre las tropas leales al presidente sirio Bashar al Asad y los yihadistas”, según fuentes locales. La amenaza a la histórica ciudad siria sigue latente. El cerco de los insurgentes, a pesar de la retirada de las tropas de Estado Islámico, persiste.

El gobernador provincial Talal Barazi ha explicado a la agencia AFP que el ejército sirio ha tomado el control de la zona norte de la ciudad. Por su parte, Maamoun Abdulkarim, jefe de antigüedades del gobierno sirio, ha asegurado que el ejército ha recuperado el control de toda la ciudad tras los combates del fin de semana y que las antiguas ruinas al suroeste de la ciudad están en perfecto estado.

Palmira es estratégicamente importante, ya que se encuentra en una encrucijada que une las ciudades de Homs y Damasco.