Andreu pide “certificación detallada” sobre las tarjetas black

Fernando Andreu, el juez de la Audiencia Nacional, ha pedido a Bankia y a la Fundación Especial Caja Madrid que aporten “certificación concreta” sobre los movimiento de la cuenta relativa a los gastos de los órganos de Gobierno y adjunten lo comprobantes, las facturas, recibos u órdenes de cargo de las tarjetas ‘black’ en las que se embolsaron gastos personales por valor de 15,5 millones de euros.

Andreu ha reclamado así, toda la información sobre la cuenta dedicada a los gastos de los órganos de Gobierno de los ejercicios 2003 a 2011. Además, Andreu, ha acordado estas diligencias encaminadas a averiguar la perpetración de los delitos de apropiación indebida y administración desleal investigados en la causa y a preparar el juicio oral, a petición de los imputados Juan José Gómez Castañeda, ex secretario de la Comisión de Control que gastó 125.800 euros con su ‘visa’ black; el exconsejero nombrado a propuesta del PP Fernando Serrano, 78.600 euros, y el representante de CEIM Alejandro Couceiro Ojeda, 68.400 euros.

Los gatos personales en ‘tarjetas black’ ascendieron a 15,5 millones de euros

En enero, el magistrado, imputó a 79 antiguos miembros del consejo de administración y exdirectivos de Caja Madrid, integrada desde 2011 en Bankia, por el uso fraudulento que hicieron de las ‘tarjetas black’ en las que se cargaron gastos personales por valor de 15,5 millones de euros entre los años 1999 y 2012.

Más tarde, el juez interrogó en febrero a 27 exmiembros y en marzo a otros 37 exdirectivos del Consejo de Administración. También están imputados por la misma causa los expresidentes de Caja Madrid Miguel Blesa y Rodrigo Rato y el exdirector financiero de la entidad Ildefonso Sánchez Barcoj.

Andreu archivó en abril pasado la causa contra 14 exdirectivos al considerar que el delito de apropiación indebida que les imputaba habría prescrito. En mayo, sobreseyó provisionalmente la causa contra otros doce, entre ellos, Rafael Spottorno, el  exjefe de la Casa del Rey, a quienes mantiene como partícipes a título lucrativo del delito que habrían cometido los exconsejeros que les asignaron las ‘tarjetas black’.