Carmena se querella contra los extrabajadores de su marido

La candidata de Ahora Madrid a la Alcaldía de la capital, Manuela Carmena, ha explicado que avaló a su marido, Eduardo Leiva, para “salvar a su empresa de arquitectura y a sus trabajadores” y ha anunciado que se querellará contra los exempleados que les acusan de alzamiento de bienes.

Después de que Esperanza Aguirre, haya proclamado que el marido de Manuela Carmena, Eduardo Leiva, ha cometido irregularidades en sus negocios. Carmena ha explicado en los salones del Hotel Ritz que le resulta todo esto un “ataque” que le ha dejado atónita y que le produce una gran tristeza.

Yo tengo máximo respeto a la verdad, mi talante me impone un principio de máxima transparencia”, dijo la candidata de Ahora Madrid, que volvió a explicar que la empresa de arquitectura de su marido está en concurso de acreedores, y precisó que sobre ella ya ha resuelto la Justicia, que durante este proceso sentencia que no “hubo alzamiento de bienes”.

Por este motivo Carmena, anunció que se va a querellar contra los tres extrabajadores de la empresa que están utilizando “burdas mentiras” para desacreditarla a ella y a su marido.

Carmena: “las demandas de impago no son contra mi marido, sino contra la empresa”

Manuela Carmena ha explicado con detalle cuales fueron las causas del fracaso de la empresa de su marido. “Vino la crisis y empezó a desaparecer el trabajo de arquitectura en Madrid. Eduardo, valiente y osado, miró proyectos en el extranjero pero desde 2009 empezó a ir mal la cosa. Pero su afán de salvar a esas personas y no cerrar el estudio le llevó a asumir responsabilidades personales y a poner el dinero suyo para el estudio. Por eso avaló el crédito con su propio dinero, 800.000 euros. Me pidió que yo le avalara un crédito concreto, y le avalé para salvar la empresa”.

Carmena: “¿para que ustedes me crean tengo que traer aquí toda la documentación del concurso de acreedores?”

“La empresa no salió adelante, y quedaron deudas sin pagar de proyectos de Portugal, Angola y Chino, por ello la entidad entró en concurso de acreedores”. Tres de los trabajadores “hicieron una recomendación alegando que se les había hecho una calificación distinta a la que merecían. Un juzgado de lo Social dijo que la calificación era incorrecta y se rectificó”, admitió. Más tarde, estos mismo extrabajadores presentaron una querella por alzamiento de bienes que el juzgado archivo.