Suben las temperaturas, ¿Y tu libido?

Ay, qué calor. Que ganas de ir con la ropa justa, de tomarnos unas cañas o unos refrescos en una terraza, qué bien nos sienta el bronceado, qué guapos y guapas nos ponemos todos en cuanto sale un rayo de sol oh,oh,oh. En estas condiciones, no es de extrañar que tengamos ganas no, ganazas, de sexo.

Se recorta la ropa, sube la libido

Tradicional y culturalmente siempre se ha establecido una relación entre el sexo y las temperaturas, y si se ha hecho, es porque realmente existe una base científica que asocia estos dos conceptos a nivel hormonal. Diversos estudios sobre el tema han llegado a demostrar que durante los meses de calor, se produce un aumento significativo de la segregación de las hormonas sexuales.

El sol activa la epífisis

La luz del sol estimula la glándula conocida como epífisis, que es la encargada de segregar los estrógenos y andrógenos.

Sin embargo, se produce una contrariedad, una paradoja. La tasa de natalidad suele disminuir en primavera, que es cuando nacen los niños concebidos en verano. Este fenómeno puede darse porque en nuestra sociedad sexo y reproducción (vale, de acuerdo, no pueden desligarse) ya no caminan tan unidos como antaño.  Desde la liberación sexual, el sexo se práctica por placer y no únicamente con el objetivo de perpetuar en el planeta tierra a raza humana, ya no se hace solo por supervivencia de la especie, ahora, los métodos anticonceptivos están generalizados, aceptados y normalizados, por lo que controlar en qué época del año se quieren tener bebés es posible.

Sol y sexo, siempre con protección…en todos los sentidos

Así que, dicho esto, si notas un aumento en tu libido en estos días en los que empieza a apretar el calor, no eres tú, somos todos. Ahora solo toca  disfrutar del sol, del calor, de cuerpos que se destapan y pieles que se broncean, siempre, siempre, con protección 😉