Desalojadas las calles de Baltimore

Las fuerzas del orden y la seguridad estadounidenses han desalojado las calles de Baltimore tras la imposición de un toque de queda en la ciudad, a causa de los disturbios registrados tras el funeral del joven afroamericano Freddy Gray, muerto en extrañas circunstancias cuando se encontraba bajo custodia policial, el pasado 19 de abril.

Para llevar a cabo el desalojo, los agentes de la policía han tenido que recurrir a las pelotas de goma y las bombas de gas pimienta para poder dispersar a los centenares de manifestantes que todavía quedaban en las calles tras la hora decretada por la alcaldesa de la ciudad, las 22 horas.

Los detenidos en Baltimore superan los 200

Estos enfrentamientos se han saldado con diez detenidos que se suman a los cerca de 200 que ya lo habían sido durante las horas más potentes de disturbios, según ha informado el portavoz de la Policía de Baltimore, Anthony Batts.

El Gobernador de Maryland, Larry Hogan, ha desplegado a 2000 soldados de la Guardia Nacional y a 1000 agentes de policía en la ciudad para evitar nuevos estallidos de violencia y contener a la población.

Barack Obama se pronuncia y pide reflexión a la policía

De momento se vive una calma tensa en Baltimore. Tras varios episodios de este calibre en todo el país, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama ha pedido a la policía que reflexione y que haga examen de conciencia y revise el trato que le da a los sospechosos de origen afroamericano, para evitar que situaciones como la de Baltimore en los últimos días, o las que ya hemos vivido en Cleveland, Ferguson o Nueva York vuelvan a repetirse.