Más dinero opaco que Rato no declaró

Hacienda investiga a Rodrigo Rato por los pagos que recibió del fondo estadounidense Texas Pacific Group, actual TPG. Unas cantidades que no están claras que Rato incorporará a su declaración a Hacienda y que cobraba a través de una sociedad interpuesta llamada Guide Bridge.

Rato, el ex vicepresidente del Gobierno y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, trabajaba como asesor de TPG y cobraba una parte de sus honorarios si las operaciones en las que intervenía salían con éxito. Esta relación de Rato con el fondo TPG ha levantado las sospechas de la Agencia Tributaria por si supone un nuevo caso de pagos no declarados correctamente al Fisco.

La relación de Rato con esta empresa de capital riesgo destapa un episodio oscuro en el que Rodrigo Rato intentó ayudar a este fondo y a su participada Servihabitat a conseguir un gran contrato con la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb). Es la denominación del banco malo creado por el Estado a petición de la Unión Europea para hacerse cargo de los activos tóxicos de las cajas. Bankia colocó inmuebles valorados en 22.300 millones a la Sareb, que a su vez necesita a grupos como Servihabitat para gestionar los activos recibidos.

Rato declaró únicamente 115.333 euros al acogerse a la amnistía fiscal

Según los datos en poder de la Agencia Tributaria, Rodrigo Rato poseía un 20% del capital de Guide Bridge. Y también, derechos sobre las acciones en función de su participación en operaciones que cerraran con éxito para TPG.

Este nuevo caso de pagos no declarados al Fisco se suma, además, a las cantidades que Rato presuntamente no declaró al acogerse a la amnistía fiscal de 2012 declarando unos fondos opacos de 115.333 euros, por los que pagó a Hacienda 11.533,35 euros. Según Hacienda su patrimonio alcanzó los 27 millones de euros.