El paro baja en 13.100 personas, pero se vuelve a destruir empleo

El mercado laboral no ha mejorado todo lo que se esperaba en el primer trimestre del año. Aunque el paro ha descendido, se ha vuelto a destruir empleo y ha decrecido también la población activa.

Según datos de la EPA (Encuesta de Población Activa) el paro descendió en 13.100 personas durante los tres primeros meses del año, un 0,24% menos, registrando el mayor descenso en un primer trimestre desde 2005.

Tras este bajada del paro, el número total de parados asciende a 5.444.600 personas. Sin embargo, pese al descenso en este trimestre, la tasa de paro se ha incrementado ligeramente pasando de un 23,70% a un 23,78% esto se debe a la evolución de la población activa, que disminuyó en 127.400 personas entre enero y marzo.

Desde que comenzó la crisis en 2008 los datos en los primeros trimestres del año siempre han sido positivos a excepción de 2014. El repunte más importante en un primer trimestre  en estos últimos años fue el de 2009, cuando la economía española sumó 811.400 desempleados.

Entre enero y marzo de este año se destruyeron 114.300 empleos, resulta ser el menor descenso en este primer trimestre desde 2008, cuando se perdieron 97.900 puestos de trabajo. En el último año el número de ocupados ha aumentado en 504.200 personas, a un ritmo del 2,97%, siendo el cuarto trimestre consecutivo en el que esta tasa encadena cifras positivas.

El paro desciende sólo en los hombres

El descenso del paro en los primeros meses del año sólo a afectó a los varones, ya que entre las mujeres el empleo aumento en 8.300 desempleadas, en comparación con un recorte del paro masculino de 21.400 hombres.

En total en el cierre del mes de marzo, las mujeres en paro sumaban 2.642.400 desempleadas, mientras que los varones se situaban en unos 150.000 parados más sumando un total 2.802.300 parados.

Agricultura y servicios suben el paro, mientras que la industria y construcción crean empleo

El desempleo subió en el primer trimestre en dos sectores: la agricultura, con 9.700 parados más, y los servicios, con 35.300 parados más. Mientras que en la industria y la construcción fueron generadores de empleo pero no lo suficiente como para compensar las caídas de la ocupación en la agricultura y sobre todo, en el sector servicios.