Rato, las claves de una investigación express

La investigación sigue su curso, pero  la imagen de la semana, y de lo que llevamos de año, es la detención de Rodrigo Rato. El ex vicepresidente económico de Aznar, director del Fondo Monetario Internacional y ex presidente de Bankia, está acusado de fraude fiscal, blanqueo y alzamiento de bienes.

Finalmente el arresto ha durado sólo unas horas… Las justas para que la policía haya podido registrar su domicilio y su despacho profesional. Después ha sido puesto en libertad, pero la investigación está abierta y continúan los registros, porque la Fiscalía, le sigue acusando de varios delitos por fraude fiscal, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales. Con esta detención express, Rato no tendrá que pasar a disposición judicial, pero queda a la espera de que el juez le pueda citar a declarar.

Será allí en sede judicial donde, si el juez lo estima oportuno, tendrá que dar cuenta de unas acusaciones que empezaron a tomar forma, después de que se supiera que Rato se benefició de la amnistía fiscal aprobada por el PP en 2012.

¿Pero, qué tiene que ver la amnistía fiscal en estos posibles delitos y la detención? Pues que, cuando Rato regularizó su patrimonio, la Agencia Tributaria comenzó la investigación… y encontró un complejo entramado societario familiar que hizo saltar todas las alarmas. Sospecha que sigue manteniendo oculto un importante patrimonio que, al parecer, tendría más que ver con el pasado y herencias familiares que son sus actividades profesionales. El caso es que la filtración de que Rato estaba siendo investigado ha forzado el registro de su domicilio, por temor a que destruyera pruebas.

Hasta aquí lo que se sabe de la detención de Rato, entre otras cosas, porque se ha decretado el secreto de sumario. Pero, ¿y el aludido qué dice? Pues no reconoce ninguna de estas acusaciones pero asegura que confía en la Justicia.

Sin embargo, quienes no parecen ya confiar en él, son sus ex compañeros del Partido Popular, que en vísperas de unas más que tensas elecciones municipales y autonómicas, entonan el si te he visto no me acuerdo. Es decir, que han pasado, de aclamarle como artífice del milagro español en los gobiernos de Aznar, a desentenderse de su relación con él, bajo la idea de que la Justicia nos llega a todos por igual. Ahora está por ver si en las próximas semanas de campaña electoral, Rodrigo Rato corre la misma suerte de Luis Bárcenas y se convierte en el nuevo innombrable del Partido Popular… Y es que, hay que recordar que Rato aún sigue imputado por la salida a Bolsa de Bankia y por sus famosas tarjetas black.