España cierra 2014 con un déficit del 5,8%, según Bruselas

El déficit público de España se situó el año pasado en el 5’8 por ciento del PIB -incluyendo las ayudas a la banca, que suman 0’1 puntos porcentuales-. Este dato coloca a España en el segundo país con mayor desviación presupuestaria en la UE. Solo nos supera Chipre, con un -8,8%, y estamos por encima de países como Croacia y Reino Unido (-5,7%), Eslovenia (-4,9%), Portugal (-4,5%), Irlanda (-4,1%), Francia (-4%) y Grecia (3,5%), según Eurostat.

No obstante, el déficit español se ha reducido en casi un punto en un año y se ha pasado del 6,6% del PIB en 2013 hasta el 5,7% el año pasado -si no contáramos el montante destinado para ayudar a la banca-. Las cifras de déficit de 2014 mejoran en dos décimas las previsiones del gobierno, pero se alejan en una de las imposiciones de Bruselas.

En el conjunto de la eurozona, el déficit público disminuyó del 2,9% de media en 2013 al 2,4% en 2014, mientras que en el conjunto de la UE bajó del 3,2% al 2,9%. Cuatro países según Eurostat registraron superávits: Dinamarca (+1,2%), Alemania (+0,7%), Estonia y Luxemburgo (+0,6% cada uno).

Además del déficit, España sigue aumentando su nivel de deuda

Eurostat, por otra parte, indica que el nivel de deuda pública de España aumentó desde el 92,1% registrado en 2013 hasta el 97,7% el año pasado y se sitúa ya en 1,033 billones de euros. En la eurozona, la deuda aumentó del 90,9% a finales de 2013 al 91,9% a finales de 2014 y en el conjunto de la UE pasó del 85,5% al 86,8%.

En 2014, el gasto público en la eurozona fue equivalente al 49% del PIB (43,6% en el caso de España) y los ingresos públicos ascendieron al 46,6% (37,8% en el caso de España). Las cifras para el conjunto de la UE fueron del 48,1% y del 45,2%, respectivamente. En las dos áreas, el gasto público disminuyó entre 2013 y 2014, mientras que los ingresos se mantuvieron estables en la eurozona y se redujeron ligeramente en la UE.