Lentillas inteligentes para combatir el Glaucoma

Una lentilla ‘inteligente’ que poco a poco va dispensando el medicamento. ¿Revolucionario no? La patente es de un grupo español, Ocupharm, liderado por el bioquímico Jesús Pintor. Las pruebas en animales han dado resultados positivos. Se antoja como una solución eficaz y barata para combatir el glaucoma, la segunda enfermedad que provoca ceguera después de las cataratas.

En el mundo hay 285 millones de  personas con discapacidad visual. La OMS considera que el 80% del total mundial de casos de discapacidad visual se pueden evitar o curar de alguna manera. Si no se combaten, el 33% se quedará ciego por las cataratas y el 2% por padecer glaucoma.

En España, las patologías oculares más prevalentes son las cataratas, el glaucoma, la degeneración macular asociada la edad, el desprendimiento de retina y el ojo seco. Todas tienen cura, bien sea a través del quirófano o con la administración de fármacos.

Los abordajes para solucionar estas patologías pueden ser muy diversos y normalmente se realizan a través de tratamientos farmacológicos y en algunos casos exclusivamente a través de cirugías oculares. No existen oficialmente tratamientos farmacológicos para las cataratas o el desprendimiento de retina, pero sí para el glaucoma, el ojo seco y la degeneración macular asociada a la edad.

 

Glaucoma, una enfermedad neurodegenerativa

El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa que afecta al nervio óptico. Este deterioro provoca una pérdida visual que de manera gradual puede terminar en una ceguera total. Un aspecto importante de esta patología es que los pacientes no muestran síntomas hasta que detectan cierta pérdida de la visión, que se produce principalmente en la periferia de su campo visual, lo que significa que la retina neural periférica está muriendo debido a la falta de suministro sanguíneo.

En la mayoría de los casos, el glaucoma está relacionado con problemas en la hidrodinámica del humor acuoso que se encuentra en el interior del ojo. El humor acuoso es un líquido transparente que ocupa el segmento anterior del ojo. El humor acuoso permite al ojo mantener su forma mediante el establecimiento de la presión correcta dentro de esta estructura. Esta presión, denominada presión intraocular, es mantenida gracias al equilibrio entre la producción y evacuación del humor acuoso.)

El problema que tienen los enfermos de glaucoma son los efectos secundarios de los fármacos, ya que si padecen otras patologías (como problemas coronarios) no los pueden tomar. Los β-bloqueantes  pueden causar bradicardia e hipertensión y por consiguiente no son adecuados para los pacientes con problemas cardíacos. Tampoco lo son para los que tienen asma o enfermedades pulmonares obstructivas o distrofias corneales.

Unos efectos que no se presentan si se utilizan las lentillas, porque al administrarse el fármaco de manera gradual este tipo de enfermos los toleran sin problemas.