El oso ruso abraza a Tsipras

Putin y Tsipras escenifican la buena sintonía de las relaciones entre Rusia y Grecia. Al término de la reunión mantenida entre ambos mandatarios relataron que durante el encuentro no se habló de un posible rescate de Grecia.

No se habló de rescate pero sí de un acuerdo comercial para los próximos dos años. Tsipras no ha pedido apoyo financiero a Rusia, indicó el miércoles el presidente ruso Vladimir Putin quien declaró que “Grecia no nos ha dirigido una demanda de ayuda financiera” declaró Putin.

El presidente ruso dijo, en cambio, que su país podría participar en privatizaciones en Grecia e invertir en proyectos de infraestructuras. “Si realizamos un proyecto importante que aporte ingresos a Grecia, eso significa que estos ingresos podrán ser utilizados para la devolución de créditos”, agregó.

 

Putin y Tsipras firman un Plan de Accion Conjunto para potenciar el comercio entre ambos países

Putin y Tsipras firmaron un Plan de Acción conjunto para 2015-2016 para incentivar las relaciones comerciales bilaterales entre ambos países.  Asimismo, Putin explicó que ofreció a Tsipras la posibilidad de que Grecia se conecte al nuevo gasoducto ruso-turco que se proyecta construir bajo el Mar Negro para llevar gas ruso a Europa. “Grecia podría convertirse así en uno de los principales centros europeos de distribución de energía, pero esto es una decisión soberana que debe adoptar el Gobierno griego”, resaltó.

Por su parte, el primer ministro griego Alexis Tsipras en su comparecencia pública realizó un giño a Rusia en forma de llamamiento “poner fin al círculo vicioso de la sanciones” tomadas por la Unión Europea contra Rusia por su papel en la crisis ucraniana. Según él, el respeto y la aplicación de los acuerdos de paz de Minsk son la “clave” para resolver este conflicto en el este de Ucrania, que ha dejado 6.000 muertos en un año.

El encuentro entre ambos presidentes se ha producido en medio de las  discusiones entre Grecia y sus acreedores (Unión Europea y Fondo Monetario Internacional) para desbloquear un tramo del rescate a Grecia y un día antes de que finalice el pago de una deuda de 480 millones de euros al Fondo Monetario Internacional.