Mucho más que un selfie

Un selfie de lujo

Lo de hacerse un selfie esta al alcance de todos. Así que démosle un vuelta y ricemos el el rizo ¿Sería capaz de hacerlo usted? Desde luego no solo es una prueba de habilidad y destreza sino también un arte en el manejo de la imagen invertida. ¿Cuántas veces acabó con el dedo en el ojo al intentar sacarse una espinilla de la cara frente al espejo?

Pues el ciudadano -indio- en cuestión, no solo es capaz de obsequiarse con un selfie de su corte de pelo, sino que lo hace a tijera y sin practicarse ningún trasquilón. Incluso es capaz de pasarse la navaja para retocarse el cogote sin arañarse si quiera.

Inténtelo si puede, pero luego no se queje de las consecuencias que aunque lo haga sencillo es muchísimo más complicado de lo que parece.